La tijera de Soraya

Publicado por el Mar 16, 2012

Compartir

Desde que entró en ese despacho, mitad zen mitad étnico, que le dejó en herencia la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega (algún día contaré algunas curiosidades que dejarán con la boca abierta a más de uno), Soraya Sáenz de Santamaría se hizo dueña y señora de la tijera que quizás rondara por allí, y que nunca utilizó su antecesora. Se agarró a esta herramienta consciente de que le iba a a ser muy útil en su nuevo cargo y decidió que con ella recortaría todo el gasto superfluo y el despilfarro, que estaba segura que se encontraría oculto bajo las alfombras del Palacio de la Moncloa.

 

 

Durante tres meses ha estado afilando la tijera y usándola a modo de prueba para pelar el sueldo de banqueros, empresarios y subvenciones de partidos políticos y sindicatos, hasta un veinte por ciento en estos últimos casos, hasta asestar hoy el hachazo definitivo y adentrarse en el oscuro mundo de las empresas públicas. Supongo que será un aperitivo la decisión adoptada hoy por el Consejo de Ministros de proponer la extinción de 24 sociedades estatales, la desinversión de 8 y la liquidación de otras 13; pero es ya una llamada de atención sobre lo que quiere hacer el Gobierno con este entramado de organismos que en algunos casos solo ha servido para colar por la gatera a trabajadores sin someterse al concurso público, que garantiza la igualdad, los méritos y la capacidad para el acceso a la Administración pública.

 

Las Comunidades Autónomas, de las que hoy sabemos que su deuda ha batido un record histórico situándose en 140.083 millones, deberían seguir ese ejemplo y meter también la tijera a esta Administración paralela, que escapa del control del Parlamento. Mi experiencia laboral en Andalucía, ocho años en ABC de Sevilla escribiendo sobre los dispendios del Gobierno andaluz, me enseñó mucho sobre el funcionamiento de estos organismos. No puedo olvidar como la empresa DAP (Desarrollo Agrícola y Pesquero), dependiente de la Consejería de Agricultura, repartía a su antojo las subvenciones a sindicatos agrarios, como COAG, para que le montaran algaradas al Gobierno del PP (¿te acuerdas Miguel López de la “movida del algodón”?, yo sí). De aquellos polvos vienen hoy los lodos del escándalo de los ERE y el reparto del dinero destinado al desempleo entre cargos y familiares del PSOE. Ninguno de los personajes que aparecen ahora me son ajenos y ninguna de las empresas públicas, a través de las que salía el dinero, tampoco.

 

Os invito a seguirme en Twitter: http://twitter.com/#!/palomacervilla

Compartir

ABC.es

Pido la palabra © DIARIO ABC, S.L. 2012

Desde este blogs pido la palabra para poder contaros los entresijos que pueden explicar los acontecimientos de la vida política de nuestro país.Más sobre «Pido la palabra»

Etiquetas
Calendario de entradas
septiembre 2017
M T W T F S S
« Aug    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930