La pataleta de Soraya y el fin del sorayismo

La pataleta de Soraya y el fin del sorayismo

Publicado por el Sep 8, 2018

Compartir

Un mes y medio después de que Soraya Sáenz de Santamaría perdiera la carrera de la sucesión de Mariano Rajoy, que ganó Pablo Casado, la exvicepresidenta sigue deshojando la margarita sobre si se integra, o no, en el nuevo equipo popular. Una actitud irresponsable, con el único objetivo de minar el liderazgo de Casado y de mantener viva la herida, que ella ha dejado abierta, tras el Congreso Extraordinario del pasado mes de julio.

Su reaparición el pasado jueves en el Congreso de los Diputados, negándose a asistir a la reunión presidida por Casado del Grupo Popular, y llegando al filo de las dos de la tarde solo para votar, es el reflejo de una pataleta infantil, impropia de una abogada del Estado que ha sido vicepresidenta del Gobierno.

Aún peor fue la enésima declaración de que todavía tiene una conversación pendiente con Casado. Como si en este mes y medio no hubiera tenido la oportunidad de coger el teléfono o irse a ver al presidente del PP a la sede de la calle Génova y contarle sus proyectos de futuro.

A mi juicio, lo más correcto hubiera sido llegar ayer al Congreso y anunciar su integración o su retirada de la política, todo lo demás empequellece la trayectoria política de Soraya. No dar más pábulo a comentarios y conjeturas y cerrar ya de una vez la sucesión de Rajoy.

Esta actitud empieza a darle la razón a los que siempre le criticaron su escasa vinculación al partido y haber trabajado durante todos estos años por un interés personal, con la mirada puesta en la sucesión de Mariano Rajoy, no en beneficio del Partido Popular.

 

Cada día que pasa, el sorayismo es una corriente que pertenece al pasado: “Ya no hay sorayismo, algún sorayo perdido“, me comentaba un destacado dirigente popular por los pasillos del Congreso.  La mayoría se han integrado: “Yo tengo dos hijos”, aseguraba un sorayista militante, en una clara referencia a la necesidad de mantener su puesto de trabajo.

Sáenz de Santamaría debería seguir el camino que le marcó ayer María Dolores de Cospedal, la otra ganadora, junto con Pablo Casado, de la batalla por la sucesión. La exsecretaria general dió ayer un paso atrás y anunció que dejará la presidencia del PP de Castilla-La Mancha. Son otros tiempo y el saber irse con dignidad también es el reflejo de la talla política de los representantes públicos.

PD: Esta mañana se ha producido otro desplante de Soraya a Pablo Casado, al ausentarse de la reunión de la Junta Directiva Nacional, que se ha celebrado en Barcelona. Es cierto que otros dirigentes regionales del partido no han asistido, pero ella sabe que su ausencia da que hablar. Veremos cuándo es el próximo.

Seguir a Paloma Cervilla en Twitter.

Diez últimas entradas:

¿Y la mujer de Pedro Sánchez no tiene que guardar las formas?

Pedro Sánchez, el Rey Sol, “yo soy España”

El chantaje inaceptable de los taxistas ¡qué error!

Sí hay efecto llamada a los inmigrantes, ¡qué no nos engañen!

Casado decapita a Arenas, ¡insólito!

Casado desembarca en Córdoba, seria advertencia a Juanma Moreno

Ganan Casado y Cospedal, pierde Arenas

¿Rajoy será neutral hasta el final?

Un millón de euros, el coste del asalto fallido a la RTVE

Pedro Sánchez, solo un mes en el poder y más déficit

 

Compartir

ABC.es

Pido la palabra © DIARIO ABC, S.L. 2018

Desde este blogs pido la palabra para poder contaros los entresijos que pueden explicar los acontecimientos de la vida política de nuestro país.Más sobre «Pido la palabra»

Etiquetas
diciembre 2018
M T W T F S S
« Nov    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31