Un videojuego para rejuvenecer el cerebro

Un videojuego para rejuvenecer el cerebro

Publicado por el Sep 5, 2013

Compartir

Si cuando ve a su hijo con la consola piensa que pierde el tiempo, quizá deba cambiar el “chip”. Las últimas investigaciones indican que los videojuegos son útiles para mejorar la atención y las habilidades cognitivas, sensoriales y espaciales. Es más, ayudan a discriminar los datos relevantes para una tarea de los que no lo son. Y hacen al cerebro más apto –más plástico- para adquirir nuevos conocimientos. En definitiva, parece que los videojuegos enseñan a “aprender” mejor.

Así lo sostiene Daphne Bavelier, especialista en neurociencia cognitiva de la Universidad de Ginebra. El objetivo de esta neurocientífica es comprender precisamente cómo los videojuegos de acción aumentan la plasticidad del cerebro, es decir, la capacidad de adaptarse con rapidez a los desafíos del entorno. “En todo momento nuestro cerebro recoge información del entorno y calcula la probabilidad de que ocurran futuros sucesos. Al conducir, por ejemplo, predecir si la persona que va delante frenará o girará es crucial para evitar un accidente. Nuestras decisiones se basan en inferencias de este tipo, denominadas inferencias probabilísticas”, explicaba el año pasado en la reunión de la Federación Europea de Sociedades de Neurociencias (FENS). Para llevar a cabo estas tareas con precisión el cerebro necesita prestar más atención a lo que considera importante y suprimir los datos irrelevantes. Y eso es precisamente lo que mejor entrenan los videojuegos de acción.

Por todo lo anterior, en febrero pasado Bavelier firmaba un comentario en “Nature” señalando que los neurocientíficos deberían ayudar a desarrollar videojuegos que impulsen la función cerebral y mejoren el bienestar. Y eso es precisamente lo que acaba de hacer un equipo de investigadores de la Universidad de California, en San Francisco (UCSF), dirigidos por el  profesor asociado de Neurología, Psiquiatría y Fisiología Adam Gazzaley: diseñar un videojuego en 3D, llamado Neuroracer, capaz de mejorar el rendimiento cognitivo en los mayores, según publica el último número de la revista “Nature”. Ni que decir tiene que el videojuego, que Gazzaley, su creador, califica de última generación, ya está pendiente de obtener una patente.

Así que tal vez deba sentarse con su hijo y compartir con él unos minutos en los que no sólo se divertirán juntos sino que potenciarán la agudeza visual, toma de decisiones y nivel de atención. Además lograrán mayor eficacia en el seguimiento de varios objetos a la vez, búsqueda de un blanco en un entorno lleno de estímulos distractores, precisión en el procesamiento de imágenes fugaces, localización de detalles concretos, entre otras habilidades, como cambiar de tarea de forma más flexible.

Pero no sólo eso. Hay más ventajas, según los investigadores de California. Y es que pasar unas cuantas horas ante la pantalla del ordenador con una actividad tan aparentemente banal como conducir a toda velocidad un coche de carreras es una buena forma de entrenar la atención y las habilidades cognitivas, sensoriales y espaciales. Esto se había visto ya en los más jóvenes, y Bavelier apuntaba a los videojuegos para mantener en forma el cerebro de las personas de más edad, ya que teóricamente aumentaría su plasticidad, o capacidad de adaptación, igual que ocurre en los más jóvenes. Y ahora los investigadores de California demuestran que durante la vejez el cerebro es mucho más plástico de lo que se pensaba. De hecho, este videojuego especialmente diseñado para adultos sanos puede mejorar sus capacidades cognitivas y, sorprendentemente, llegan a superar a los veinteañeros que se enfrenta por primera vez a él.

Adam Gazzaley, Joaquin A. Anguera y sus colegas de California pusieron a prueba a un grupo de adultos con edades comprendidas entre 60 y 85 años, con este juego llamado NeuroRacer. A los participantes se les pidió que entrenaran una hora al día, tres veces por semana durante un mes. En total, 12 horas. En el videojuego desarrollado por los investigadores de la UCSF, los participantes conducían un coche de carreras por circuito lleno de curvas mientras aparecían señales de tráfico. Debían estar pendientes de una señal concreta, ignorando las demás, y presionar un botón cada vez que la veían. Cambiar rápidamente de la conducción a responder a las señales –un ejemplo de multitarea– produce interferencias distractoras en el cerebro que merman la adecuada ejecución. Y esas interferencias aumentan dramáticamente con la edad. Pero el cerebro de los participantes, a pesar de que algunos habían cumplido los 85, enseguida respondió al entrenamiento: sólo 12 horas con el juego bastaron para que los participantes mejoraran su habilidad hasta sobrepasar a los veinteañeros que utilizaban este videojuego por primera vez.

Y no sólo mejoraron en su capacidad multitarea, es decir, de hacer varias cosas a la vez (conducir y apretar un botón cuando aparecía una determinada señal), sino que mejoraron en otras dos importantes áreas cognitivas: la memoria de trabajo y la atención sostenida, no entrenadas específicamente con el videojuego. Y Los beneficios cognitivos alcanzados persistían al menos durante seis meses después del entrenamiento.

Según los autores, su investigación proporciona una base científica al campo en auge del entrenamiento cerebral, o “neurofitness”, que estaba bajo sospecha por la falta de evidencias de que ese entrenamiento pudiera inducir cambios duraderos y significativos en el cerebro de las personas mayores.

Rejuvenecimiento cerebral

“Es alentador que incluso unas pocas horas de entrenamiento cerebral puede revertir el declive cognitivo asociado a la edad, resalta Gazzley, que cree haber encontrado un posible mecanismo que puede explica la mejoría observada en los participantes mayores y por qué estas ganancias se transfirieron a otras áreas cognitivas. Los Registros de electroencefalograma (EEG) mostraban cambios en una red neuronal situada en la corteza prefrontal -donde residen las funciones ejecutivas- que está involucrada en el control cognitivo, necesario para lograr objetivos.

Los científicos tuvieron en cuenta marcadores neuronales bien establecidos de control cognitivo que se han asociado con muchos de los procesos que nos permitan lograr objetivos. A medida que los conductores mayores se volvían más expertos en los desafíos multitarea del NeuroRacer, sus cerebros ajustaban esta red neuronal de control cognitivo y su actividad comenzó a parecerse a la de los adultos jóvenes.

Unos hallazgos en la línea de lo que Bavelier adelantó en sus estudios con personas más jóvenes: mediante imágenes de resonancia magnética, el equipo de Bavelier midió el control de la atención y el filtrado en la distracción y vio cambios en los circuitos frontoparientales del cerebro, una red neuronal que utilizamos para la búsqueda eficiente, la acción dirigida a una meta y la discriminación de estímulos

El entrenamiento mejora la capacidad de permanecer centrados de forma activa en una tarea durante un largo periodo de tiempo” señala Joaquin A. Anguera, primer autor del trabajo. De hecho, los investigadores encontraron que los cambios inducidos por el entrenamiento en esta red neuronal predijeron cómo responderían los participantes en otra prueba, llamada Test de Variables de Atención (TOVA), que mide la atención sostenida y se utiliza por ejemplo, para evaluar la respuesta al tratamiento en el Trastorno por Déficit de atención e Hiperactividad.

Gazzaley cree que estos resultados “apuntan hacia una base neuronal común de control cognitivo que se ve reforzada por las condiciones difíciles y alta interferencia del videojuego Neuroracer, y esto podría explicar cómo un coche de carreras en 3D puede mejorar algo tan aparentemente no relacionados como la memoria de trabajo”. Si se corroboran estas investigaciones, el uso de videojuegos como este podría aplicarse en trastornos como la hiperactividad, la depresión y la demencia, que también se asocian con déficits en el control cognitivo.

Una de las participantes en el estudio de la Universidad de California

Una de las participantes en el estudio de la Universidad de California

Compartir

ABC.es

Cosas del cerebro © DIARIO ABC, S.L. 2013

La Neurociencia moderna nace de la mano de nuestro Nobel Santiago Ramón y Cajal y pretende explicar el complejo funcionamiento del cerebro. Desde aquí queremos acercar al lector de forma amena conocimientos que despiertan el interés de todos Más sobre «Cosas del cerebro»

Etiquetas
Calendario de entradas
septiembre 2017
M T W T F S S
« Aug    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
contadores visitas gratis