Perder oído contribuye al deterioro cognitivo

Publicado por el feb 9, 2013

Compartir

oido(1).jpg

La pérdida auditiva no debe considerarse como una parte consustancial del envejecimiento, ya que puede conllevar graves consecuencias a largo plazo para el funcionamiento saludable del cerebro, según un estudio de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos), publicado en «JAMA Internal Medicine». En concreto, no oír correctamente puede acelerar el envejecimiento del cerebro.

Al parecer, una audición degradada puede forzar al cerebro a dedicar gran parte de su energía en el tratamiento del sonido, a expensas de la que debería emplearse en la memoria y el pensamiento, que se ven comprometidos. Este desvío de energía estaría detrás de la pérdida de memoria y el declive de las funciones cognitivas, que suele preceder al desarrollo de demencia en 7 y 3 años, respectivamente, según Frank Lin, otorrino y epidemiólogo de la Universidad Johns Hopkins, que ha liderado el estudio publicado en JAMA.

En estudios anteriores, Lin había observado que una pérdida de audición de 25 decibelios, considerada como leve, afectaba al 29% de las personas entre 60 y 69 años que participaban en sus experimentos. Con ese deterioro auditivo, los sonidos ambientes como el ruido que hace una bolsa de plástico dejan de ser percibidos y es más difícil  también percibir palabras, sobre todo en ambientes ruidosos. Sólo un 7% de los participantes tenían una pérdida acústica mayor de 40%, considerada como moderada o grave. En este caso, es difícil ya entender conversaciones y es necesario escuchar la televisión a un volumen alto.

En el estudio participaron voluntarios con pérdida auditiva a los que se sometió a pruebas repetidas de cognición durante más de seis años. Los participantes que tenían dificultades para oír bien vieron mermadas sus habilidades cognitivas entre un 30 y un 40% más rápido que en aquellos otros con audición normal. Los niveles de disminución de la función cerebral se relacionaron directamente con la cantidad de pérdida de audición, según los investigadores. Por el contrario, quienes usaban audífono obtenían mejores puntuaciones en los test, lo que significa que corregir la pérdida auditiva repercute en un mejor desempeño cognitivo.

En promedio, los mayores con pérdida de audición desarrollaron un deterioro cognitivo significativo 3,2 años antes que aquellos que oían bien, tal y como reveló la investigación, realizada mediante un seguimiento continuo de la salud de los participantes.

No es el primer estudio que relaciona la pérdida de oído con el deterioro cognitivo, aunque las conclusiones de los anteriores no son tan claras como loas obtenidos por el equipo de Lin, lo que este investigador atribuye a la dificultad de medir la pérdida de audición de forma homogénea entre los distintos trabajos. Además, apunta, el deterioro cognitivo subclínico puede ser confundido con una pérdida leve de audición, por lo que ambos trastornos pueden confundirse y hacer que la sordera incipiente puede estar sobrediagnosticada en las personas mayores.

Compartir

ABC.es

Cosas del cerebro © DIARIO ABC, S.L. 2013

La Neurociencia moderna nace de la mano de nuestro Nobel Santiago Ramón y Cajal y pretende explicar el complejo funcionamiento del cerebro. Desde aquí queremos acercar al lector de forma amena conocimientos que despiertan el interés de todos Más sobre «Cosas del cerebro»

Etiquetas
Calendario de entradas
abril 2017
L M X J V S D
« feb    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
contadores visitas gratis