Pequeños trucos para reforzar el autocontrol

Pequeños trucos para reforzar el autocontrol

Publicado por el ene 16, 2014

Compartir

Si después de una dura jornada su jefe le pone al borde de perder los estribos, sepa que no tiene excusa para no controlarse. Una investigación publicada en “Trends in Cognitive Sciences” asegura que el autocontrol no es un recurso limitado que acabe por agotarse, a diferencia de lo que más de uno podríamos pensar y de lo que la Psicología también sostiene.

En opinión de un equipo de investigadores de las Universidades de Toronto (Canadá) y Aberdeen (Escocia), nuestra dificultad para controlarnos cuando estamos cansados se debe a que empezamos a darle más valor a lo que “nos gustaría” hacer que a lo que realmente “deberíamos” hacer.

Cuando estamos agotados hay un cambio en las prioridades motivacionales y prestamos menos atención y nos implicamos menos en lo que estamos obligados a hacer, al tiempo que nos distraemos y dedicamos más tiempo a lo que realmente nos apetece hacer”, explica Michael Inzlicht, uno de los participantes en el estudio.

En definitiva se trata de una forma saludable en la que nuestro cerebro nos reclama un mayor tiempo de ocio y actividades placenteras frente al exceso de deberes y trabajo rutinario. Aunque no siempre podemos dejarnos llevar en el momento por esta llamada de atención.

Autocontrol

El autocontrol se define como el proceso mental que nos permite manejar nuestros pensamientos, emociones y comportamientos para mantenerlos acordes con los objetivos que nos hemos propuesto lograr. Y tiene mucho que ver con la capacidad de inhibir determinadas respuestas a favor de otras más apropiadas a nuestros propósitos iniciales.

La visión dominante en la Psicología sostiene que el autocontrol es un recurso limitado, como la energía. Desde este punto de vista, el esfuerzo por mantenernos en el camino adecuado llegaría a un límite a partir del cual nos sería más difícil controlarnos. Es decir, que sobrepasada esa “delgada línea roja” sería más fácil perder los estribos y comportarnos de forma inconveniente, ya sea diciendo a nuestro jefe lo que creemos que debería oír o bajando el ritmo en nuestro trabajo.

De hecho es sabido que el rendimiento de la gente decae con el tiempo. Sin embargo, Inzlicht y sus colegas matizan que ese comportamiento se debe a un cambio en las prioridades, y no a una falta de autocontrol. Eso significa, señalan, que podríamos encontrar una manera de salir airosos de esas complicadas situaciones.

Según estos investigadores, la clave estaría en cambiar los “tengo que hacer” por los “quiero hacer” para poder seguir adelante. ¿Y dónde está el interruptor para lograr ese mágico cambio de punto de vista?

Viejos trucos

Los consejos que ofrecen no son novedosos, pero los psicólogos saben que funcionan. En esos momentos clave conviene tomarse un descanso para airear nuestro cerebro. Lo que en el argot psicológico se denomina un “tiempo fuera”, que al sacarnos de la situación conflictiva o que nos cansa nos da un respiro que nos permite pararnos a pensar, en lugar de actuar impulsivamente, y recuperar la “sensación de autocontrol” sobre nosotros mismos.

De ahí que sea tan importante tomarse descansos periódicos en el trabajo, tanto durante la jornada laboral -unos minutos para tomarse un café y charlar distendidamente- como a lo largo del año. Y es que la fatiga juega un papel fundamental en el comportamiento y rendimiento. “Algunas empresas inteligentes ya se han dado cuenta que descansos y vacaciones no son la antítesis de la productividad, sino que en realidad tienen el efecto contrario y pueden aumentarla”, señala Inzlicht

Huir de las tentaciones

Recomiendan también mantener alejadas las tentaciones cuando nuestros niveles de energía son bajos. Lo que los psicólogos llaman control de impulsos.

Y un truco para salir del paso cuando estamos cansados puede ser “recompensarnos” con algún alimento dulce. El consumo de glucosa, señalan los investigadores, aumenta el rendimiento en tareas que requieren autocontrol, como han revelado diversos estudios. Por ejemplo, cuando se aumenta de forma deliberada en condiciones experimentales en voluntarios el nivel de glucosa en sangre se controlan mejor los impulsos agresivos. Como anécdota, este truco también funciona con los perros.

Al parecer los niveles de glucosa tienen un papel importante en el autocontrol, como más de uno habrá experimentado cuando está hambriento. Sin embargo, la forma en que la glucosa aumenta el autocontrol no está clara. Lo que si parece que su efecto es inmediato. El mero hecho de enjuagarse la boca con un líquido azucarado, sin llegar a tragarlo, puede mejorar el control cognitivo.

Lo que significa que la respuesta del cerebro a la glucosa en la cavidad oral es clave para lograr esa mejora cognitiva. Por tanto, según sugieren los investigadores, tomar algo dulce puede ayudarnos a recuperar el autocontrol. Aunque según el dato anterior, no hace falta dejar sin existencias la máquina de bollos del trabajo, sirve con tomar un caramelo o un bombón.

Si no consigue controlarse después unos minutos de descanso, tomados adecuadamente en momentos clave, o recompensarse con algún dulce, a lo mejor es que su cuenta “quiero/tengo que” está totalmente descompensada y necesita un descanso más largo o dejar tiempo en su día a día para actividades placenteras. Y es que cuando nos comprometemos durante mucho tiempo en actividades que nos requieren un esfuerzo y que nos aportan recompensas externas empezamos a reconsiderar nuestras prioridades de forma sesgada hacia lo que de forma natural nos motiva y nos produce recompensas internas.

Compartir

ABC.es

Cosas del cerebro © DIARIO ABC, S.L. 2014

La Neurociencia moderna nace de la mano de nuestro Nobel Santiago Ramón y Cajal y pretende explicar el complejo funcionamiento del cerebro. Desde aquí queremos acercar al lector de forma amena conocimientos que despiertan el interés de todos Más sobre «Cosas del cerebro»

Etiquetas
Calendario de entradas
abril 2017
L M X J V S D
« feb    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
contadores visitas gratis