La afluencia de sangre al cerebro de los varones disminuye después de la pubertad

La afluencia de sangre al cerebro de los varones disminuye después de la pubertad

Publicado por el May 28, 2014

Compartir

No es sólo un chiste. El aporte sanguíneo al cerebro de los hombres es menor en comparación con el que reciben las mujeres. Esto no es nuevo y se sabe desde hace tiempo, pero se desconocía exactamente cuándo se iniciaban esas diferencias. Durante la infancia la cantidad de sangre que llega al cerebro es similar en niños y niñas y se sospechaba que una etapa crítica para ese cambio podía ser la adolescencia, y en concreto la pubertad. Y Ahora una investigación publicada en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, Proceedings of the National Academy of Sciences, PNAS, confirma esa hipótesis: El flujo sanguíneo cerebral empieza a diferenciarse en ambos sexos al final de la pubertad. A partir de ese momento, en las chicas crece, mientras que en los varones disminuye.


Estas diferencias, aseguran los investigadores de la facultad de Medicina de la Universidad de Pensilvania(Estados Unidos), podrían ayudar a entender la distinta predisposición según el género a padecer trastornos psiquiátricos que comienzan en la adolescencia, como ansiedad o depresión (más frecuentes en mujeres) y esquizofrenia (con mayor prevalencia en los hombres). El flujo sanguíneo, también llamado perfusión, es fundamental para la fisiología de cualquier órgano y en especial del cerebro. Este órgano, aunque sólo representa el 2% del peso corporal, recibe el 15% de la sangre que expulsa el corazón cada minuto (gasto cardíaco). Y durante la infancia la perfusión cerebral presenta sus mayores tasas, acorde con un cerebro en desarrollo.

TÉCNICAS NO INVASIVAS

Hasta ahora se habían llevado a cabo pocos estudios para conocer la variación de este parámetro cerebral en niños y adolescentes, debido a que requería métodos invasivos. Sin embargo, el avance de la resonancia magnética permite ahora obtener imágenes del flujo sanguíneo sin necesidad de inyectar un contraste. Esta nueva técnica se denomina perfusión cerebral sin contraste (ASL, por sus siglas en inglés: Arterial Spin Labelling).

Los investigadores de Pensilvania utilizaron esta técnica con 922 chavales con edades comprendidas entre 8 y 22 años. Los participantes forman parte de un estudio más amplio (9.500 jóvenes) denominado ‘Cohorte de neurodesarrollo de Philadelphia’, una iniciativa de investigación financiada por los Institutos de la Salud Estadounidenses (NIMH) para estudiar la interacción entre cerebro, comportamiento y genética.

En esta iniciativa colaboran el Laboratorio de Comportamiento del Cerebro de la Universidad de Pensilvania y el Centro de Genómica Aplicada del Hospital de Niños de Filadelfia, y está dirigida por Raquel E. Gur, de la Universidad de Pennsylvania, y Hakon Hakonarson, del Hospital de Niños de Filadelfia (CHOP).

DIFERENCIAS EN CANTIDAD Y LOCALIZACIÓN

Precisamente Gur lidera el estudio publicado ahora en PNAS que confirma la existencia de diferencias asociadas a la edad en la cantidad y la localización de la circulación cerebral entre hombres y mujeres, con disminución del flujo sanguíneo a un ritmo similar antes de la pubertad y una notable divergencia a mitad de la pubertad.

Alrededor de los 16 años, mientras que los valores de perfusión cerebral sigue disminuyendo con la edad en los varones, en las mujeres aumentan. Como consecuencia las féminas tienen un aporte sanguíneo al cerebro notablemente más alto que los hombres al final de la adolescencia. La diferencia entre hombres y mujeres es más marcada en las partes del cerebro críticas para el comportamiento social y la regulación de las emociones, como la corteza orbitofrontal. Los investigadores especulan que tales diferencias podrían estar relacionadas con la mayor destreza de las mujeres en el aspecto social y emocional. Potencialmente, estos efectos también podrían estar relacionados con el riesgo más alto de mujeres a padecer trastornos como depresión y ansiedad, y un mayor riesgo de esquizofrenia en los hombres.

TABLAS DE DESARROLLO CEREBRAL

Este es, aseguran los autores, el mayor estudios de perfusión cerebral llevado a cabo hasta la fecha y demuestra por primera vez que los patrones de desarrollo de la perfusión cerebral son distintos durante la adolescencia en chicos y chicas, debido en parte a los efectos de la pubertad.

“Estos resultados nos ayudan a entender el desarrollo neurológico normal y podría ser un paso hacia la creación de ‘tablas de crecimiento’ normalizadas para el desarrollo del cerebro en los niños. Estos resultados también muestran lo que todo los padres saben: niños y niñas crecen de manera diferente, algo que se aplica al cerebro también”, explica Theodore D. Satterthwaite, profesor asistente en el departamento de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de Pensilvania. “Ojalá algún día esas tablas de crecimiento permitan la identificación de los chavales que se salen del perfil de desarrollo anormal del cerebro mucho antes de que se produzca un trastorno psiquiátrico”, concluye.

No obstante, los investigadores reconocen que su trabajo, aunque pionero, tiene algunas limitaciones, como la carencia de datos del nivel de hormonas circulantes y el hecho de que se trate de un estudio transversal, en el que falta el seguimiento de los participantes a lo largo del tiempo.

Compartir

ABC.es

Cosas del cerebro © DIARIO ABC, S.L. 2014

La Neurociencia moderna nace de la mano de nuestro Nobel Santiago Ramón y Cajal y pretende explicar el complejo funcionamiento del cerebro. Desde aquí queremos acercar al lector de forma amena conocimientos que despiertan el interés de todos Más sobre «Cosas del cerebro»

Etiquetas
Calendario de entradas
septiembre 2017
M T W T F S S
« Aug    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
contadores visitas gratis