En ocasiones oigo voces…

En ocasiones oigo voces…

Publicado por el mar 11, 2015

Compartir

“Escucho unas 13 voces. Cada una es diferente a las otras. Algunas tienen nombres, diferentes edades y suenan como personas diferentes. Unas están muy enojadas y son violentas, otras tienen miedo, y otras son traviesas. A veces, oigo a un niño que está muy asustado. Cuando se asusta a veces puedo sentir dolor en mi cuerpo o sensación de quemazón.  Si puedo ayudar a la voz a calmarse, los dolores ardientes se detienen”. Lo dice Rachel Waddingham, que desde 2007 trabaja para una organización benéfica de Londres como directora de un proyecto de desarrollo de grupos de apoyo para las personas que oyen voces. Además tiene alucinaciones visuales y tiene que lidiar con ideas sobrecogedoras.

Las alucinaciones auditivas son una característica común de muchos trastornos psiquiátricos, como la psicosis, la esquizofrenia y el trastorno bipolar, pero también son experimentadas por personas sin trastornos psiquiátricos. Se estima que entre el cinco y el 15 por ciento de los adultos experimentan alucinaciones auditivas durante su vida.

La experiencia de Rachel está en la línea de las conclusiones de un nuevo estudio de las universidades de Durham y Stanford, que publica The Lancet Psiquiatría, y que corrobora que las alucinaciones auditivas son mucho más variadas y complejas de lo que se pensaba hasta ahora. Como el caso de Rachel,  la mayoría de las personas que tienen estas alucinaciones auditivas, escuchan múltiples voces con cualidades distintas, y muchos,  también como Rachel, experimentan efectos físicos en su cuerpo. El estudio también confirmó que tanto las personas con diagnósticos psiquiátricos como las que no lo tienen oyen voces.

Los hallazgos cuestionan algunos de los supuestos actuales sobre la naturaleza las alucinaciones y sugiere que existe una mayor variación en la forma de las voces que se experimentan de lo que se creía. Esta variación significa que podrían ser necesarios diferentes tipos de terapias. Los enfoques actuales para ayudar a las personas que oyen  voces incluyen la medicación, la Terapia Cognitivo Conductual, técnicas de diálogo con la voz y otras formas de terapia y autoayuda.

Rachel hace unos años era un “caso perdido”: “Terminé el siglo pasado en un hospital psiquiátrico, con diagnóstico de esquizofrenia y con pocas esperanzas de recuperación. Me veían como un ‘paciente de puerta giratoria” [que entra y sale continuamente del hospital], con una enfermedad mental grave y duradera. Vivía mi etiqueta, no mi vida. Me convencí de que la esquizofrenia es una enfermedad mental crónica y que lo mejor que podía esperar era controlar mis síntomas con medicamentos neurolépticos. Afortunadamente, la vida no siempre es como uno piensa”, explica. Ahora da conferencias y es administradora de la Red Nacional de Alucinaciones auditivas. “Vivo una vida que realmente me encanta. Ya no tomo medicamentos neurolépticos, y elijo vivir con mis experiencias. Hace 15 años nadie habríasimaginado este futuro para mí”.

“Desde que voy al Grupo de alucinaciones auditivas he encontrado la manera de dar sentido y hacer frente a mis voces. Ya no me siento aterrorizada por ellas, a pesar de que algunas dicen cosas espantosas. Ahora tengo una familia de voces y una mejor relación con ellas. Puedo tomar una decisión sobre cómo respondo a ellas. Pueden ser una ventana a mis sentimientos, que me permiten darme cuenta de un problema que tengo en mi vida y que tengo que abordar”, explica Rachel.

“Sin embargo, como admitimos que las voces son signos de patología y enfermedad, parece que no tiene mucho sentido explorar la experiencia de una persona. En lugar de ello tratamos de suprimir o eliminar las voces en la medida de lo posible. Escucharlas parece una tontería”.

“Esta investigación es un paso adelante. Si queremos entender más acerca de las alucinaciones auditivas, tiene sentido escuchar la voces y estar dispuestos a modificar nuestra percepción de lo que significa oír voces“, explica Rachel. “Me gustaría vivir en un mundo donde hubiera curiosidad por las experiencias de otros y tratar de entenderlas en lugar de patologizarlas. Cada persona tiene una historia y el mundo sería mucho más amable si empezamos a escucharlas.”

La investigación ha sido financiada por el Wellcome Trust, y se basa en respuestas a preguntas abiertas y cerradas a través de un cuestionario en línea que se centró en la descripción de las experiencias de 153 encuestados. La mayoría de los encuestados había sido diagnosticado con una condición psiquiátrica, pero 26 no tenían antecedentes de enfermedad mental. Los participantes eran libres de responder con sus propias palabras.

La gran mayoría de los encuestados describió escuchar múltiples voces (81 por ciento) con cualidades diferentes (70 por ciento). Menos de la mitad de los participantes dijeron haber tenido alucinaciones puramente auditivas (45 por ciento). Este hallazgo desafía la idea de que escuchar voces siempre es un fenómeno perceptivo o acústico, y puede tener implicaciones para futuros estudios neurocientíficos de lo que ocurre en el cerebro cuando las personas oyen voces.

El 66 por ciento de las personas sentían sensaciones corporales al escuchar voces, como la sensación de calor o sensación de hormigueo en las manos y los pies. Esas voces con efectos en el cuerpo eran más propensas a ser abusivas o violentas, y, en algunos casos, estaban vinculadas a experiencias traumáticas. Mientras que el miedo, la ansiedad, la depresión y el estrés se asocian a menudo con lasvoces, el 31 por ciento de los participantes dijo que también sintieron emociones positivas.

“El cerebro tiene áreas especializadas que procesan el sonido, y algunas de esas áreas están especializados en el procesamiento del habla, para darle sentido a lo que oimos. Hay dos teorías principales para explicar por qué oímos voces. Una se basa en la idea de la epilepsia, en la que una parte del cerebro se activa por sí misma, así que si eso ocurre en el área motora del cerebro, podría comenzar a tener convulsiones. Una de las teorías para las alucinaciones auditivas es que cuando la gente está escuchando voces, puede ser que la parte auditiva del cerebro se active por sí misma, aparece la experiencia de escuchar voces. La otra causa posible es ligeramente diferente. Parece que todos pensamos en palabras la mayoría de las veces. La mayoría de las personas son conscientes del hecho de que están pensando en las palabras, por lo menos su cerebro es consciente de ello, y toma las medidas necesarias para reconocer que en realidad se está generando ese discurso dentro de su cabeza. Una de las teorías sobre las voces es que de alguna manera se ha perdido ese mecanismo de reconocimiento, así que usted está pensando en las palabras, pero no es consciente de que son sus pensamientos. Y debido a que el cerebro es muy simple, si hay sonidos interpreta que tienen que venir de fuera, así que lo que hace es darles la calidad de las voces, porque eso es lo más habitual” Dr Sukhi Shergill.

Qué son las experiencias piscóticas (en inglés)

Compartir

ABC.es

Cosas del cerebro © DIARIO ABC, S.L. 2015

La Neurociencia moderna nace de la mano de nuestro Nobel Santiago Ramón y Cajal y pretende explicar el complejo funcionamiento del cerebro. Desde aquí queremos acercar al lector de forma amena conocimientos que despiertan el interés de todos Más sobre «Cosas del cerebro»

Etiquetas
Calendario de entradas
abril 2017
L M X J V S D
« feb    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
contadores visitas gratis