Dormir la siesta repara el sistema inmune

Dormir la siesta repara el sistema inmune

Publicado por el Feb 10, 2015

Compartir

Además de ponernos de mal humor, una mala noche de sueño deja huella en los sistema inmune y endocrino. Incluso con un sólo día, nuestras defensas y hormonas se desequilibran. Y si la falta de sueño se cronifica, puede pasar factura a nuestra salud. Sin embargo, una siesta de 30 minutos puede revertir el impacto hormonal que supone dormir poco, según un estudio publicado en “Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism (JCEM), que muestra por primera vez que esa media hora de descanso, en este caso diurno, puede devolver los marcadores inmunológicos y neuroendocrinos a sus niveles normales. Un dato importante porque la falta de sueño es un factor de riesgo para desarrollar enfermedades crónicas como la obesidad, la diabetes, la hipertensión y la depresión.

El estudio fue realizado con 11 voluntarios varones sanos, de entre 25 y 32 años, que sólo habían dormido un par de horas la noche anterior. Al día siguiente pudieron dormir una siesta de treinta minutos. Los investigadores analizaron la orina y la saliva de los participantes para determinar cómo afectaban la restricción de sueño y la posterior siesta a los niveles hormonales.

Después de una noche de sueño limitado a dos horas, los participantes experimentaron un aumento de 2,5 veces en los niveles de norepinefrina (noradrenalina), una hormona y neurotransmisor involucrado en la respuesta al estrés. La noradrenalina aumenta la frecuencia cardíaca, la presión arterial y azúcar en la sangre. Sin embargo, los investigadores no encontraron alteraciones en los niveles de norepinefrina después de dormir la siesta a pesar de que la noche anterior el sueño estuvo limitado.

La falta de sueño también afectó a los niveles de interleucina-6, una proteína con propiedades antivirales, que se encuentran en la saliva. Los niveles cayeron después de una noche de sueño restringido, pero de nuevo los niveles se restauraron gracias a la siesta. Los cambios sugieren que la siesta puede ser beneficiosa para el sistema inmunológico.

“Dormir la siesta puede ofrecer una manera de contrarrestar los efectos dañinos de la restricción del sueño, ayudando a los sistemas inmunológico y neuroendocrino a recuperarse”, explican los investigadores.  “Los resultados apoyan el desarrollo de estrategias prácticas para abordar los problemas de grupos de personas privados de sueño de forma prolongada, como los horarios nocturnos y los trabajos por turnos.”

 

post relacionados

Una proteína del cerebro ayuda a combatir la gripe

Para estar bien despiertos durante el día hace falta un buen “lavado de cerebro” nocturno

La memoria de las personas con insomnio funciona peor

 

Compartir

ABC.es

Cosas del cerebro © DIARIO ABC, S.L. 2015

La Neurociencia moderna nace de la mano de nuestro Nobel Santiago Ramón y Cajal y pretende explicar el complejo funcionamiento del cerebro. Desde aquí queremos acercar al lector de forma amena conocimientos que despiertan el interés de todos Más sobre «Cosas del cerebro»

Etiquetas
Calendario de entradas
agosto 2017
M T W T F S S
« Jul    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
contadores visitas gratis