Cerebro hidratado, mente despierta

Cerebro hidratado, mente despierta

Publicado por el jul 1, 2013

Compartir

La hidratación es fundamental para mantener en perfectas condiciones el organismo, incluyendo el cerebro. Sin un nivel de líquido adecuado, el rendimiento cognitivo se ve comprometido en todas las edades, incluyendo los más jóvenes. Las funciones más afectadas son la memoria a corto plazo, la coordinación motora, el tiempo de reacción y la discriminación perceptiva.

Estos déficits empiezan a notarse con pérdidas de agua menores incluso del 2% del peso corporal, cantidades que se traducen en unos pocos gramos (para una persona de 60 kilos la pérdida de 1% supondrían una rebaja en su peso de 600 gramos). Y las habilidades mentales y psicomotoras van descendiendo cada vez más a medida que avanza el tiempo sin reponer los líquidos y electrolitos perdidos.

La importancia de una correcta ingesta de líquido se debe a que el agua es  el principal componente de nuestro cuerpo. En el feto, más del 90 por ciento del peso corporal es agua, porcentaje que desciende  al 75 por ciento en los recién nacidos y disminuye hasta un 60 por ciento en adultos y al un 50 por ciento en personas mayores. Y el 90 por ciento del peso de nuestro cerebro se debe al agua que contiene. De ahí que acuse pronto la pérdida de este líquido.

Si el aporte de líquido es escaso, nuestro balance hídrico entra en números rojos y se incrementa el riesgo de padecer estreñimiento, infecciones del tracto urinario o cólicos de riñón -la pérdida de agua favorece el depósito de las sales que lleva la orina hasta crear una piedra en los conductos urinarios-. Y el listado de posibles patologías no termina ahí, ya que los expertos apuntan a otras más graves, como el cáncer colorrectal o de vejiga.  

Primeros síntomas

Los primeros síntomas que delatan la escasez de agua en el organismo aparecen en forma de boca seca, cansancio, dolor de cabeza, dificultades de concentración, malestar general, calambres musculares, taquicardia o mareo, desorientación y en los casos más graves alucinaciones. Para evitarlo, los expertos recomiendan beber cada poco tiempo, sin esperara tener sed, porque cuando esta respuesta fisiológica nos asalta ya tenemos un cierto grado de deshidratación.

Pero no hay que olvidar que también el cerebro se resiente, un aspecto al que en los últimos años se ha empezado a prestar bastante atención. Recientemente se ha visto que una ingesta pobre de agua conduce a una reducción del volumen de las estructuras cerebrales, como demuestra un reciente estudio publicado en PlosOne, por investigadores del Instituto Max Plank de Ciencias Humanas y Cognitivas.

En concreto la materia gris, formada por los cuerpos de las neuronas, disminuye, en especial el núcleo caudado y en el cerebelo. Esta última estructura controla la coordinación de los movimientos, entre otras funciones, lo que podría explicar las repercusiones de la falta de agua en la coordinación motora. A medida que estás estructuras retroceden, por la pérdida del agua del interior de las células, los ventrículos del cerebro -cavidades rellenas de líquido cefalorraquídeo- se expanden.

Según los investigadores alemanes, liderados por Danielo-Paolo Streitbürger, estos cambios estructurales podrían deberse a la pérdida del volumen sanguíneo (hipovolemia), que podría contribuir a reducir el volumen cerebral. La pérdida de agua hace que aumente la concentración de sales en la sangre lo que favorece que salga agua del interior de las células, que se encogen. En especial se ven afectados los astrocitos, un tipo de células del cerebro implicados en el transporte de agua y también en la comunicación entre las neuronas.

Otro estudio de la Universidad de Ohio relaciona la deshidratación con un peor funcionamiento de la memoria de trabajo y de las funciones ejecutivas (las que nos permiten planificar nuestras actividades diarias). También empeora el procesamiento visoespacial. Estas funciones residen en el lóbulo frontal del cerebro, que al parecer, es muy sensible a la deshidratación. De ahí que cuando no tenemos un aporte de agua adecuado uno de los primeros síntomas sea la fatiga mental. Y es que la deshidratación obliga al cerebro a aumentar la actividad neuronal para lograr el mismo rendimiento. 

En todas las edades

Curiosamente, para lograr estos síntomas, los investigadores sometieron a diez adolescentes (cinco de cada sexo) con una edad media de 16 años a diferentes ejercicios en condiciones de hidratación y de deshidratación. Se determinó la osmolaridad en la orina para verificar el estado de hidratación antes de realizar las pruebas. Según los resultados, los participantes que desarrollaron una actividad intelectual en estado de deshidratación controlada mostraban un nivel más alto de actividad neuronal para alcanzar los mismos resultados que en condiciones de hidratación. Los daños en el funcionamiento intelectual se hacen más evidentes cuanto más se prolongue la deshidratación, ya que “el cerebro puede compensar el bajo consumo de líquido a corto plazo, pero no a largo plazo”, como advertían los investigadores.

Este estudio se llevo a cabo en adolescentes sanos, y confirma lo encontrado en otros previos en personas de más edad.  Los mismos autores ya publicaron anteriormente un trabajo titulado “Los efectos de la deshidratación severa en la morfología cerebral en individuos sanos”, que reveló que una deshidratación severa puede generar aumento del volumen de los ventrículos en atletas sometidos a esfuerzos exigentes. Lo que indica que el cerebro, en condiciones de sed prolongada, literalmente se encoge.

“Las conclusiones pueden ser de importancia no sólo en el desarrollo de la actividad de un cerebro sano, sino también en sujetos con patologías psiquiátricas o neurológicas afectadas por el bajo consumo de líquidos”, explican los autores del estudio. Y es que los efectos de la falta de hidratación pueden tener consecuencias más graves en personas con alteraciones neurológicas, como la esquizofrenia o la esclerosis múltiple. También en personas con demencia o deterioro cognitivo leve ha de extremarse el cuidado, ya que tienen mayor dificultad para interpretar la señal de la sed, con el consiguiente riesgo de deshidratación.

Ejercicio

Una situación que puede evitarse bebiendo cada poco tiempo, antes incluso de tener sed, con especial atención a niños y ancianos, en los que esta señal de falta de agua puede no funcionar correctamente. Además del agua, las infusiones, refrescos, zumos, lácteos y caldos, ayudan a reponer los electrolitos que se pierden con el sudor. Eso sí, sin abusar de las bebidas azucaradas, que pueden resultar muy apetecibles por su sabor, pero aportan entre 150 y 300 calorías (kilocalorías) por envase individual. Por el contrario, pueden ayudar a mantener nuestro cuerpo hidratado y la mente despierta los zumos naturales no azucarados. Especial mención merece el gazpacho, que tienen un alto contenido en agua y además contiene, como los zumos, sales minerales para reponer las perdidas.

A pesar de todos los perjuicios de la falta de agua, en especial ahora en verano, época en que perdemos más, casi la mitad de los españoles no aumenta la ingesta de líquidos en situaciones de calor o exposición al sol y el 30 por ciento padece un cierto grado de deshidratación. Especial cuidado deben tener quienes trabajan al aire libre, así como los deportistas, ya que pierden mucho líquido por transpiración y tambmién electrolitos. Si tooman sólo agua y no reponen también el sodio pérdido pueden sufrir calambres musculares.

En especial aumenta el riesgo de deshidratación si se comienza el ejercicio mal hidratado, en condiciones de mucho calor y humedad y si la actividad física es intensa y se prolonga durante más de 60 minutos. Deben extremar la precaución las personas que no están acostumbradas a practicar ejercicio con calor y quienes han tenido diarrea o vómitos.

Un buen indicador del nivel de hidratación es la cantidad y color de orina, que si es escasa y oscura indica un déficit de líquido que habrá que reponer. Y para ello hay que tener en cuenta que algunas bebidas como el café, ciertas infusiones y el alcohol favorecen la pérdida de agua.

 

Compartir

ABC.es

Cosas del cerebro © DIARIO ABC, S.L. 2013

La Neurociencia moderna nace de la mano de nuestro Nobel Santiago Ramón y Cajal y pretende explicar el complejo funcionamiento del cerebro. Desde aquí queremos acercar al lector de forma amena conocimientos que despiertan el interés de todos Más sobre «Cosas del cerebro»

Etiquetas
Calendario de entradas
abril 2017
L M X J V S D
« feb    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
contadores visitas gratis