Caminar mantiene al cerebro en forma

Caminar mantiene al cerebro en forma

Publicado por el May 28, 2018

Compartir

Hace décadas una campaña publicitaria de una marca de bicicletas aseguraba que “quien mueve las piernas mueve el corazón”. Una idea que ha resultado ser cierta. Y va muchos más allá de mantener el corazón el forma. Un estudio reciente daría para otra campaña publicitaria promoviendo el uso de las bicicletas o la práctica de cualquier deporte que implique a la musculatura de las piernas.

Al parecer, quien mueve las piernas no sólo mantiene sano el corazón, sino que de paso mantiene su cerebro en forma.  Según una investigación pionera, la salud neurológica depende tanto de las señales enviadas por los músculos grandes de las piernas del cuerpo al cerebro como de las directivas desde el cerebro hasta los músculos.

Publicado en Frontiers in Neuroscience, el estudio da un giro fundamentalmente a la práctica de la neurología, brindando a los médicos nuevas pistas de por qué los pacientes con enfermedad de las neuronas motoras, esclerosis múltiple, atrofia muscular espinal y otras enfermedades neurológicas a menudo sufren un deterioro rápido cuando sus movimientos se vuelven limitados.

Este resultado ya lo sospechaban muchas asociaciones de pacientes con este tipo de enfermedades neurológicas, que han reclamado siempre a la administración la cobertura de los servicios de fisioterapia para conservar la movilidad de los pacientes. Ahora la neurociencia les da un arma más para reclamar lo que dejos de ser un gasto es en realidad una inversión en calidad de vida para los pacientes y ahorro a largo plazo para el sistema sanitario.

“Nuestro estudio respalda la noción de que las personas que no pueden realizar ejercicios de carga (del propio peso corporal), como los pacientes que están postrados en la cama o incluso los astronautas en viajes prolongados, no solo pierden masa muscular, sino que su química corporal se ve alterada al nivel celular e incluso su sistema nervioso se ve afectado negativamente “, explica el Dr. Raffaella Adami de la Università degli Studi di Milano, Italia.

El estudio, realizado en ratones, restringió a los roedores el uso de sus patas traseras, pero no sus patas delanteras, durante un período de 28 días. Los ratones continuaron comiendo y acicalándose normalmente y no mostraron estrés. Al final de la prueba, los investigadores examinaron un área del cerebro llamada zona subventricular, que en muchos mamíferos tiene el papel de mantener la salud de las células nerviosas. También es el área donde las células madre neurales producen nuevas neuronas.

La limitación de la actividad física disminuyó el número de células madre neuronales en un 70 por ciento en comparación con un grupo control de ratones, a los que se les permitió moversr. Además, tanto las neuronas como los oligodendrocitos, células especializadas que soportan y aíslan las células nerviosas, no maduraron completamente cuando el ejercicio se redujo severamente.

La investigación muestra que el uso de las piernas, particularmente en el ejercicio de soportar peso, envía señales al cerebro que son vitales para la producción de células neuronales sanas, esenciales para el cerebro y el sistema nervioso. Reducir el ejercicio hace que sea difícil para el cuerpo producir nuevas células nerviosas, algunos de los elementos básicos que nos permiten manejar el estrés y adaptarnos al desafío en nuestras vidas.

“No es accidental que tengamos que estar activos: caminar, correr, agacharnos para sentarnos y usar los músculos de nuestras piernas para levantar cosas”, dice Adami. “La salud neurológica no es una calle de sentido único con el cerebro diciéndole a los músculos ‘levantar’, ‘caminar’, y así sucesivamente”.

Los investigadores obtuvieron más información al analizar células individuales. Descubrieron que restringir el ejercicio reduce la cantidad de oxígeno en el cuerpo, lo que crea un ambiente anaeróbico y altera el metabolismo. La reducción del ejercicio también parece tener un impacto en dos genes, uno de los cuales, CDK5Rap1, es muy importante para la salud de las mitocondrias: la fuente de energía celular que libera energía que el cuerpo puede usar. Esto representa otro ciclo de retroalimentación.

Estos resultados arrojan luz sobre varios problemas de salud importantes, desde preocupaciones sobre los impactos cardiovasculares como resultado de estilos de vida sedentarios hasta la comprensión de enfermedades devastadoras, como la atrofia muscular espinal (SMA), la esclerosis múltiple y la enfermedad de la neurona motora, entre otros.

“He estado interesado en las enfermedades neurológicas desde 2004”, dice el coautor Dr. Daniele Bottai , también de la Università degli Studi di Milano. “La pregunta que me hice fue: ¿el resultado de estas enfermedades se debe exclusivamente a las lesiones en la médula espinal o la mutación genética en el caso de la atrofia muscular espinal, o es la menor capacidad de movimiento un factor crítico que agrava la enfermedad?”

Esta investigación demuestra el papel crítico del movimiento y tiene una gama de posibles implicaciones. Por ejemplo, las misiones para enviar astronautas al espacio durante meses o incluso años deben tener en cuenta que la gravedad y el ejercicio de carga juegan un papel importante en el mantenimiento de la salud humana, dicen los investigadores.

“Se podría decir que nuestra salud está basada en la Tierra de maneras que recién estamos empezando a comprender”, concluye Bottai.

 

Compartir

ABC.es

Cosas del cerebro © DIARIO ABC, S.L. 2018

La Neurociencia moderna nace de la mano de nuestro Nobel Santiago Ramón y Cajal y pretende explicar el complejo funcionamiento del cerebro. Desde aquí queremos acercar al lector de forma amena conocimientos que despiertan el interés de todos Más sobre «Cosas del cerebro»

Etiquetas
Calendario de entradas
junio 2018
M T W T F S S
« May    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
contadores visitas gratis