Becadas

Publicado por el Nov 3, 2011

Compartir

Becadas.jpg

Pocas especies animales poseen tan variado número de nombres: Becada, arcea, chocha-perdiz, pitorra, sorda, cega, oilagorra, gallineta, como esta migratoria que tantas pasiones levanta entre los cazadores.

Hace apenas 20 años, cuatro eran los cazadores que se dedicaban casi en exclusiva a su caza, el resto la cazaban de forma fortuita, cuando iban en busca de otras especies. Hoy son legión los que la cazan, integrados muchos de ellos en el Club de Cazadores de Becada  (CCB), asociación que vela en buena medida por que su caza se realice de forma responsable, realiza estudios de la especie e intenta agrupar a todas las asociaciones en los mismos principios de conservación y gestión de esta especie.

La becada es especie migratoria. Cuando los primeros fríos del otoño llegan al norte de Europa, entre mediados de Octubre y hasta mediados de Diciembre,  inicia su migración, como tantas especies en busca de clima más benigno, siendo España lugar de invernada habitual para muchas de ellas.

Por su particular fisiología, necesita de terrenos húmedos, donde clava su pico y toma el alimento que pasa directamente a su aparato digestivo, por lo que siente predilección por  bosques mixtos que alternan sotobosques densos y claros en zonas colindantes con pastos o praderas.

Su distribución en la Península, depende mucho de la climatología. Es habitual su presencia en toda la franja norte, desde Galicia hasta Navarra, el norte de León, Palencia, Huesca, Gerona, Lérida y Baleares. Y si el año es bastante húmedo, no es rara su presencia en Extremadura y la zona norte de Andalucía.

Su caza se realiza en zonas de arboleda y monte, por tanto se hace imprescindible el concurso de un buen perro de muestra. Aunque cualquier raza que muestre y cobre sirve para su caza, desde hace unos años se han puesto de moda los setter inglés, cuyas muestras ante la becada, ponen nervioso al más avezado cazador. No es un disparo fácil, en muchas ocasiones la becada levanta el vuelo tapándose con los árboles, en un vuelo corto sin coger mucha altura. Todas estas dificultades han propiciado la especialización de su caza, empezando por el binomio cazador-perro, escopeta de cañón corto con poco “choque” (estrechamiento del cañón en la salida, lo que aumenta el radio de acción del disparo), munición del número 8 ó 7 y buen estado físico para patear valles con subidas y bajadas importantes.

Desde su fundación, el CCB, viene haciendo una gran labor en la conservación de la becada, haciendo hincapié en la propuesta de cupos de caza, poner especial cuidado en cazar con olas de frío que concentran las poblaciones, merman su capacidad de defensa y piden la colaboración de los cazadores para el estudio de la especie y su migración con estudios tan novedosos como es el basado en el análisis de las concentraciones de isótopos de hidrógeno, en concreto deuterio, en sus plumas, para saber de qué lugar proceden.

El uso de collares electrónicos, desvirtúa la caza de la becada, concediendo mucha ventaja al cazador y poca al ave, pero esta es otra historia.

Para más información:

http://www.ccbp.org/ccb/es/index.php 

 

Compartir

Anterior

Siguiente

ABC.es

Salimos de caza © DIARIO ABC, S.L. 2011

Blog sobre la caza y la pescaMás sobre «Salimos de caza»

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031