Carlos Cordero Barroso, el gran luchador por Guadalupe

Publicado por el feb 20, 2013

Compartir

Carlos Cordero era uno de esos seres que hacen posible la ilusión, la convivencia, la esperanza, el desarrollo de los pueblos de España. De esos seres impagables que logran que te reconcilies con el género humano, porque ellos son la quintaesencia del afán y del trabajo, de la honradez y del ejemplo.

 

 Imagen de archivo de Carlos Cordero BarrosoNacido en Alcalá de los Gazules, donde estaba destinado su padre, Carlos estudió Magisterio y tras ganar la oposición en 1963 volvió a la tierra de sus mayores. Antes de recalar en su Guadalupe soñado fue maestro en Valdecaballeros, en donde, jovencísimo, dirigió un teleclub, un coro juvenil y un equipo de fútbol. Pero sería en el pueblo de sus ancestros donde desarrollaría toda su vida y su obra. Allí desde 1971 a 1995, en que se jubiló, fue maestro nacional, dio clases de religión y de música, dirigió el coro escolar, ejerció de concejal, alentó la creación de la Escuela de Música local, fue presidente de la Real Asociación de Caballeros de Santa María de Guadalupe, creó, con el poeta y sacerdote Nicolás Sánchez Prieto la Asociación de Damas de la Virgen, y durante más de cuarenta años y hasta el mismo día de su muerte fue corresponsal de ABC en la Villa y Puebla de Guadalupe…

 

Era un luchador extraordinario. Convirtió las Jornadas de Hispanidad en un foco de atención nacional. Cada año, en torno al 12 de octubre, organizaba lecturas y conferencias, conciertos inolvidables, creó el premio "Hispanidad" de poesía… Por aquellas venerables piedras del Monasterio extremeño pasaron desde Esteban Sánchez a Miguel del Barco, de Guillermo Luca de Tena a Jesús Delgado Valhondo. Allí acudíamos poetas, periodistas, músicos, organistas, historiadores. Allí lo mismo vibraba, emocionado, el órgano de la basílica en aquellos atardeceres de octubre que las Corales más variadas traían sus canciones y motetes; lo mismo descubrías las nuevas voces de la poesía española que escuchabas a un divertido y enloquecido don Ernesto Giménez Caballero hablando de "La Gaceta Literaria" o reclamando a Cavour. Todo eso, gracias a Carlos. Tenía una mano izquierda extraordinaria con los franciscanos, guardianes del Monasterio. Como ha recordado el escritor fray Antonio Arévalo, con el Padre Serafín Chamorro "se llevaba de perlas y se alcanzó un friso insuperado". Bajo su batuta Carlos Cordero formó parte de la Coral Guadalupense y logró, siendo fray Serafín Superior del Monasterio, el más extraordinario desarrollo y florecimiento de las Jornadas. Cuando en 1978 la Familia Real al completo pasó el 12 de octubre en Guadalupe celebrando el cincuentenario de la Coronación de la Virgen por el Rey Alfonso XIII y el cardenal Segura, Carlos se sintió el hombre más feliz del mundo. Como el día que entregó junto a su mujer, Petra, unos presentes al Beato Juan Pablo II en otra inolvidable jornada que vivimos a los pies de la Reina de la Hispanidad.

 

Carlos Cordero fue el gran batallador por Guadalupe. Académico correspondiente de la Real de Extremadura, era miembro de la Asociación de Escritores y de la Unión de Bibliófilos extremeños. Monárquico convencido, fue en numerosas ocasiones concejal en las listas del CDS -tenía verdadera devoción por Adolfo Suárez- y del PP.

 

En su funeral, ante la Patrona de Extremadura, Antonio Arévalo presidió una emotiva concelebración y pronunció una bellísima homilía. La basílica estaba a rebosar, pese al día laborable y la hora mañanera. Su prima y mujer, Petra Cordero, sus cuatro hijos María Dolores, Carlos, Enrique y Trinidad pudieron comprobar el cariño que toda Extremadura sentía por él. La pérdida que suponía para Guadalupe. Sólo nos quedaba a todos el consuelo de que a esa hora ya estaría contemplando los ojos de la Virgen morena a la que tanto quiso y por la que tanto luchó.

Compartir

ABC.es

Historia revivida © DIARIO ABC, S.L. 2013

El sitio de la vida para hablar de lo que fue. Fina pluma para evocar biografías e historias ejemplares, de las que sacar lecciones para el futuro. Porque cualquier tiempo pasado fue mejor cuando se recuerda. Más sobre «Historia revivida»

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2016
L M X J V S D
« ene    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031