La ciberguerra ya lleva tiempo

Publicado por el feb 25, 2013

Compartir

No es que Estados Unidos se prepare para una ciberguerra, es que ya lleva tiempo en ella. La gruesa denuncia los últimos días desde Washington de ataques cibernéticos contra empresas y entidades de EEUU atribuidos China, con amparo directo o indirecto de su Gobierno, ha llevado a comenzar a hablar de una nueva ‘guerra fría’, esta vez digital. En realidad, la ciberguerra ya está en marcha.

EEUU, PRIMER CAÑONAZO. Al margen de escaramuzas anteriores, llevadas a cabo desde diferentes bandos, los primeros cañonazos propiamente dichos de esta guerra multidireccional, que se sepa, los lanzó EEUU, con ayuda de Israel, contra el sistema informático de la central nuclear iraní de Natanz para destruir centrifugadoras de uranio (Operación Juegos Olímpicos, punto máximo en 2010). Por supuesto que ha habido capítulos previos de ciberespionaje, ciberrobo y cibercrimen (crucial distinción, bien precisada por Kenneth Lieberthal), al igual que las agencias de inteligencia o las mafias actúan sin que necesariamente se pase a un estadio bélico. El carácter de ciberguerra, que incluye el sabotaje a instalaciones estratégicas cruciales de un país, supone un peldaño más.

SI EEUU, ¿POR QUE NO LOS DEMAS? En el uso militar de nuevas tecnologías, muchas veces EEUU ha abierto camino y otros siguen. Ocurre con los ataques con aviones no tripulados o drones, que no tardarán en ser usados por otros países en contra de los intereses estadounidenses en el mundo. En 2009, EEUU creó una división del Pentágono para ataque y defensa cibernética, el Cibercomando, con 3.400 millones de dólares de presupuesto anual. Sin reconocer el ataque a Irán y con referencias muy vagas a las capacidades cibernéticas estadounidenses, el miedo de Obama es destapar unas cartas que “crearían un pretexto para otros países, terroristas o hackers adolescentes para justificar sus propios ataques”, advierte David Sanger en ‘Confront and Conceal’, libro que el año pasado desveló la Operación Juegos Olímpicos.

NO DETENTE/DISUASION. Por ello a EEUU le va a ser muy difícil constreñir a China en sus ataques, sobre todo si estos están de momento destinados a robar información industrial y estratégica. Como ha dicho el especialista Adam Segal en ‘Foreign Affairs‘, no es posible sentarse con China para fijar unas reglas, en una suerte de détente cibernética equivalente a la détente nuclear que rigió la previa Guerra Fría. El concepto de ‘disuasión’ no sirve de momento, dados los contornos aún muy vagos de esta nueva modalidad bélica.

RESPUESTA: MEJORAR LA SEGURIDAD. Así que, mientras EEUU y el resto de la comunidad internacional definen los códigos de comportamiento en la ciberguerra, a Washington no le queda más respuesta a China, Rusia y quienes le agraden con fines diversos que la de mejorar la seguridad informática propia, que es lo anunciado por Obama y en lo que está el Congreso estadounidense. Otra táctica es la de afear la ilegalidad a los intrusos (‘name and schame‘) y la de buscar multas en organismos internacionales para quienes vulneren propiedad intelectual y realicen otros robos.

Compartir

ABC.es

Capital América © DIARIO ABC, S.L. 2013

Blog de Geopolítica, hecho desde Estados Unidos, con atención también a otros aspectos de Política Internacional, Seguridad, Defensa y Geoestrategia. Especial foco, aunque no exclusivo, en la actuación de la Casa Blanca... Más sobre «Capital América»

Twitter
Calendario
febrero 2013
L M X J V S D
« ene   mar »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728