Romney copió la técnica de Mohamed Alí

Publicado por el Oct 24, 2012

Compartir

Los aficionados del boxeo saben cómo Mohamed Alí obtuvo su mítica victoria contra George Foreman, en 1974. Alí aplicó lo que pronto se popularizó como ‘rope-a-dope’, y eso es lo que Mitt Romney puso en práctica en el curioso tercer y último debate con Barack Obama. Más allá del cuadrilátero, ‘rope-a-dope’ (podría traducirse como ‘tonto contra la cuerda’) se usa para describir estrategias en las que una de las partes se pone a propósito en una situación de aparente pérdida de posición, con el fin de llegar a ser finalmente el ganador.

En la legendaria pelea ‘Ruido en la Jungla’ de Kinshasa, el mito de los pesos pesados hizo enrabiar a su rival y se dejó poner contra las cuerdas, siempre protegiéndose con los brazos, y permitiendo que Foreman se desfogara con sus puños. El público creyó que Alí estaba siendo brutalmente agredido, pero el estar contra las cuerdas hacía que la elasticidad de estas absorviera energía de los golpes, en lugar de que terminara toda en su cuerpo. Alí movía el torso anticipando los golpes y los devolvía de vez en cuando para evitar que el juez pensara que no estaba en condiciones de continuar la pelea. El plan consistía en esperar el agotamiento de Foreman y que este cometiera algunos errores. Alí acabó noqueando a su rival en el octavo asalto.

“Romney aplicó un claro ‘rope-a-dope’ que al principio nos descolocó a todos, porque esperábamos que ya en la primera pregunta fuera a por Obama en el asunto de Bengasi, pero al examinarlo después es evidente que jugó con una gran astucia”, dice José Cárdenas, que formó parte del equipo electoral de George W. Bush. “Esto quiere decir que el campo de Romney cree que las cosas le están yendo bien y simplemente decidió conceder a Obama el tercer debate, que al fin y al cabo era sobre política internacional, algo que no decide las elecciones; a él le bastaba con aparecer suficientemente presidencial y no cometer ningún error”.

Romney se limitó a devolver algunos golpes, como sus críticas a la falta de liderazgo mundial de Obama. Este incurrió en algunos errores en su avanzar sobre el terreno que dejaba libre Romney, como cuando tras pronunciar su celebrada frase de “bueno, gobernador, la Navy tiene menos barcos, pero también tenemos menos caballos y bayonetas” añadió: “tenemos esas cosas que se llaman portaviones. Tenemos esos barcos que van bajo el agua: submarinos nucleares”. “Tratar de estúpido a su oponente”, advierte Cárdenas, “no está al nivel de lo que los estadounidenses esperan de su presidente”.

Si Romney sorprendió a Obama en el primer debate, dando paso al centro cuando el presidente se había preparado para dar golpes hacia la derecha, en el tercero volvió a sorprenderle con una táctica inesperada. Romney está demostrando ser un estratega más sofisticado de lo que se creía. Que gane en el asalto del 6 de noviembre es otra cosa. Obama tampoco es un ‘dope’ (estúpido).

Compartir

ABC.es

Capital América © DIARIO ABC, S.L. 2012

Blog de Geopolítica, hecho desde Estados Unidos, con atención también a otros aspectos de Política Internacional, Seguridad, Defensa y Geoestrategia. Especial foco, aunque no exclusivo, en la actuación de la Casa Blanca... Más sobre «Capital América»

Twitter
Calendario
octubre 2012
M T W T F S S
« Sep   Nov »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031