Fukuyama, del fin de la historia al principio de la religión

Publicado por el may 26, 2012

Compartir

En un Occidente secularizado es no es habitual que los historiadores o los politólogos presenten la religión como un factor positivo en el proceso de modernización de los pueblos. En caso de hacerlo, suele ser la Reforma protestante la que se lleva la mención. Francis Fukuyama, en cambio, da a la religión un valor universal clave en la creación del estado de derecho y destaca el papel de la Iglesia Católica (previa a la Reforma) en el germen del elenco de libertades individuales que condujeron a la modernidad política. El autor de ‘El final de la historia y el último hombre’ acaba de publicar ‘The Origins of Political Order’, un estudio que analiza los fundamentos del orden político. No se centra en la religión, ni se alinea personalmente con ella, pero le reconoce un papel decisivo en su visión de largo recorrido sobre las tendencias profundas que llevaron a la creación de las instituciones básicas del ordenamiento que hoy conocemos.

Fukuyama establece que esas instituciones son tres: ‘state, rule of law, accountability’ (estado, estado de derecho y rendición de cuentas). Frente a visiones deterministas, este autor considera que los pasos hacia ordenamientos políticos modernos ni fueron las únicas vías posibles que tenían ante sí las comunidades ni necesariamente se han dado todos. Así, mientras China fue el primer caso de gran estado centralizado, la ausencia de una religión trascendente en ese país, diferenciada del estado, ha impedido la consolidación de la ‘rule of law’ (sin la que luego ya no hay ‘accountability’): a lo largo de los siglos no ha existido en China ninguna autoridad moral que sobrepasara la del emperador o el Partido Comunista. En cambio, la India contó con referentes trascendentes que le permitieron adoptar la ‘rule of law’, sobre la que después se han podido cimenar formas democráticas, facilitadas por el hecho de que nunca fue el estado centralizado y tiránico de los chinos. El Imperio Otomano pasó al segundo estadio de ‘rule of law’ beneficiado igualmente por un código externo moral, el Islam, al que también estaba sujeta su clase dirigente.

En su análisis histórico -“de los tiempos prehumanos a la Revolución Francesa” es el subtítulo del libro; un segundo tomo completará el proyecto-, Fukuyama sitúa en Europa Occidental el salto a la tercera institución, el de la rendición de cuentas del gobernante, no solo ante Dios, sino ante los gobernados. Y eso fue posible gradualmente, a partir de la mayor individualidad reconocida a los súbditos. “El derecho de los individuos, incluidas las mujeres, para comprar libremente y vender propiedad estaba ya bien establecida en Inglaterra en el siglo XIII. El orden legal moderno tuvo sus raíces en la lucha llevada a cabo por la Iglesia Católica contra el emperador a final del siglo XI, y las primeras organizaciones burocráticas europeas fueron creadas por la Iglesia para gestionar sus propios asuntos internos. La Iglesia Católica, mucho tiempo denigrada como un obstáculo de la modernización, fue desde esta perspectiva de largo plazo al menos tan importante como la Reforma como fuerza motriz de aspectos clave de la modernización”.

['The Origins fo Political Order. From Prehuman Times to the French Revolution', Francis Fukuyama; Farrar, Straus and Giroux, New York, 2012. 585 págs]

Compartir

ABC.es

Capital América © DIARIO ABC, S.L. 2012

Blog de Geopolítica, hecho desde Estados Unidos, con atención también a otros aspectos de Política Internacional, Seguridad, Defensa y Geoestrategia. Especial foco, aunque no exclusivo, en la actuación de la Casa Blanca... Más sobre «Capital América»

Twitter
Calendario
mayo 2012
L M X J V S D
« abr   jun »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031