Obama y Putin comienzan mal

Publicado por el may 19, 2012

Compartir

La ausencia de Vladimir Putin en la cumbre del G8 indica dos cosas: que las enderezadas relaciones  pueden torcerse de nuevo (el ‘reset’ o reconfiguración promovido por Obama y que encontró en Dimitri Medvedev un razonable socio), y también que el nuevamente presidente ruso arranca en una posición de cierta inestabilidad. Esto último probablemente explica la decisión de Putin de no acudir a Camp David, bien por el temor a que una salida del país en estos días iniciales de su presidencia pudiera alentar ciertos movimientos internos en su contra, bien porque el haber tenido que echar mano durante la campaña de mensajes antiamericanos impedía que el primer viaje al exterior fuera a EEUU.

Obama y Putin se verán dentro de un mes en México en la cumbre del G20, pero el carácter de su relación no podrá realmente valorarse hasta que pasen las presidenciales estadounidenses. “Después de las elecciones tendré más flexibilidad”, confesó privadamente Obama, pero con micrófono abierto, a Medvedev en un encuentro en marzo, para que le remitiera ese mensaje a Putin de cara a nuevas negociaciones sobre reducción de armas nucleares. El anuncio de Obama de que no irá a Vladivostok en septiembre a la cumbre de la APEC, por encontrarse en plena campaña electoral, contribuye a hibernar cualquier tipo de aproximación.

Es probable que lo que venga después discurra por caminos menos esperanzadores que en la relación Obama-Medvedev. Será así si Mitt Romney llega a la Casa Blanca. Entre las pocas cartas que el candidato republicano ha mostrado sobre su política exterior está la de una mayor confrontación con Rusia, a la que ha calificado de “enemigo estratégico número uno”. Pero también es probable que se trunque aunque haya reelección de Obama, a quien analistas conservadores le piden ya un ‘reset’ del ‘reset’ con Rusia.

Obama llegó a la presidencia con un planteamiento idealista sobre cómo contribuir a la paz en el mundo. Una pieza clave en eso ha sido el Nuevo Tratado de Reducción de Armas Estratégicas acordado con Moscú, que le ha permitido justificar un Premio Nobel cuando en otros aspectos ha ido rebajando sus pretensiones arrastrado por el pragmatismo. Ahora, más cómodo en su posición de presidente bélico, la negociación con Rusia puede ser menos prioritaria. Además, la urgencia en otros escenarios, como Irán y Siria, pueden impedir un acercamiento. Prueba de que ya no hay gran esfuerzo de apaciguamiento por parte de Washington fueron las críticas hechas por Hillary Clinton a final del año pasado a raíz de protestas callejeras en Moscú y la demora de Obama en llamar a Putin tras su elección debido al parcial cuestionamiento del resultado. Y en su regreso al Kremlin, muy posiblemente Putin adoptará posiciones más duras en su última oportunidad de resucitar la estatura de gran potencia de Rusia.

(Foto: Getty Images)

Compartir

ABC.es

Capital América © DIARIO ABC, S.L. 2012

Blog de Geopolítica, hecho desde Estados Unidos, con atención también a otros aspectos de Política Internacional, Seguridad, Defensa y Geoestrategia. Especial foco, aunque no exclusivo, en la actuación de la Casa Blanca... Más sobre «Capital América»

Twitter
Calendario
mayo 2012
L M X J V S D
« abr   jun »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031