¿Demasiado capitalista para Estados Unidos?

Publicado por el ene 18, 2012

Compartir

Mitt Romney paga solo el 15% de impuestos, la mitad de lo que cotiza una familia estadounidense media. Lo ha reconocido a regañadientes, después de que en el último debate televisado otros candidatos le pidieran que publique su declaración de la renta. Avanzó que lo haría en abril, un retraso que hizo sospechar que Romney no quería concretar cifras hasta que su nominación esté ya asegurada.

¿Van a ser ahora los propios los republicanos los que ataquen el sistema capitalista? Este es probablemente el debate más de fondo de lo que va de campaña. Ante las decisivas primarias el sábado en Carolina del Sur, última oportunidad de los oponentes de Romney para intentar pararle los pies, Newt Gingrich y Rick Perry llevan días criticando el pasado empresarial del favorito, que le ha hecho millonario (con acciones en McDonnalds, Microsoft, Apple y General Electric). Agresivamente lo hace el largo vídeo ‘Cuando Romney llegó a la ciudad’, difundido por el bando de Gingrich, que en realidad sería más propio de una película del izquierdista Michael Moore.

Portada de Diciembre de 2011

Romney estuvo entre 1984 y 1999, con algún intervalo, al frente de Bain Capital, un fondo de inversiones dedicado a la compra de empresas con problemas y su posterior venta una vez saneadas. Hubo despidos y bancarrotas (el 22% cerró en manos de Bain o poco después), pero también hubo creación de puestos de trabajo por parte de las que han sobrevivido (120.000 generados por las cuatro más exitosas). Tal vez se podrían cuestionar algunas actuaciones concretas, pero la crítica de Gingrich y Perry va contra la misma actividad de la compra-venta de empresas, la procedencia de despidos cuando la situación lo requiere y la ganancia económica de quienes invierten en el negocio, partes sustanciales del sistema capitalista, como ha recordado ‘The Wall Street Journal’.

En su creciente incursión en el populismo, Gingrich ha hablado de “gente rica imaginando astutas vías legales de saquear compañías”, mientras que Perry ha retratado a Bain Capital como “buitre”. Menos agresivo ha sido Rick Santorum, pero igualmente se ha permitido hablar del “candidato de Wall Street”.

También en lo referente a los impuestos de Romney hay mucho de oportunismo de sus rivales. Cierto que el millonario demócrata Warren Buffett denuncia que no puede ser que su secretaria pague e doble que él, pero el Partido Republicano se está oponiendo a elevar los impuestos a los ricos, alegando que mantener una tasa del 15% sobre los rendimientos del capital beneficia la inversión en la economía. Con un elevado patrimonio (cerca de 250 millones de dólares), los ingresos básicos de Romney proceden de los rendimientos de éste (y de lo que cobra por sus discursos: 374.000 dólares en un solo año), de ahí su poca cotización.

Todo este debate es munición para los demócratas. Ya se sabía que Barack Obama iba a emplear estos argumentos como Romney, pero ahora podrá ponerlos en boca de sus propios compañeros de filas. Estas puñaladas internas también demuestran lo desnortado que anda el Partido Republicano, dando bandazos en asuntos tan centrales como el propio sistema capitalista.

Compartir

ABC.es

Capital América © DIARIO ABC, S.L. 2012

Blog de Geopolítica, hecho desde Estados Unidos, con atención también a otros aspectos de Política Internacional, Seguridad, Defensa y Geoestrategia. Especial foco, aunque no exclusivo, en la actuación de la Casa Blanca... Más sobre «Capital América»

Twitter
Calendario
enero 2012
L M X J V S D
« dic   feb »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031