Indignados: no benefició a ZP, ni ayuda a Obama

Publicado por el oct 31, 2011

Compartir

El 15-M no ha beneficiado a los socialistas españoles y tampoco el ‘Occupy Wall Street’ ayudará a Barack Obama en su reelección. Cuando en Nueva York ya ha caído la primera nevada, es difícil que el movimiento no se aletargue durante el invierno. Pero aunque pueda seguir levantando la voz, más bien podría perjudicar las aspiraciones del presidente. Muchas de las denuncias que hace el movimiento son correctas, y algunas de sus propuestas tienen mucho sentido. Por eso más que abordar su contenido, interesa aquí responder a dos preguntas. La primera, cuya respuesta escueta ya se ha avanzado, es si beneficia o perjudica a Obama. La segunda es si ‘Occupy’ puede ser el Tea Party de la izquierda.

La reactivación de parte de sus bases debería ser algo positivo para el Partido Demócrata, sin embargo se está constituyendo en lastre (hay algunos indignados republicanos, básicamente entre los conocidos como ‘libertarians’, pero son pocos). A pesar de intentos de algunos dirigentes demócratas por buscar la convergencia, la permanencia en la calle de los manifestantes tiene un doble efecto negativo para Obama: las protestas recuerdan una y otra vez la grave situación económica, y crean una sensación de agitación y caos que desagrada a parte del electorado (no solo al republicano, también a muchos independientes). Las dos cosas refuerzan la imagen de inoperancia de la Casa Blanca. Eso puede ahuyentar el voto moderado del centro, al tiempo que la radicalización de la conciencia de los propios partidarios puede finalmente provocar su abstención.

El único efecto beneficioso claro para Obama, según algunos comentaristas políticos, es que el movimiento ‘Occupy’ se convirtiera en una plataforma de izquierdas similar a lo que es el Tea Party en la derecha. Eso obligaría a Obama a un expreso distanciamiento de posturas radicales y le centraría ante el electorado. Pero el problema es que difícilmente los acampados en Nueva York y otras ciudades estadounidenses van tener éxito en torno a un credo opuesto al del Tea Party (bajada de impuestos, recorte del aparato y gasto federal, defensa de la familia). Pocos ciudadanos quieren más impuestos o aumentar el peso del Estado, mientras que el no a la guerra y la subida de impuestos a los ricos no requiere de nueva plataforma: ya lo defiende Obama.

 

Compartir

ABC.es

Capital América © DIARIO ABC, S.L. 2011

Blog de Geopolítica, hecho desde Estados Unidos, con atención también a otros aspectos de Política Internacional, Seguridad, Defensa y Geoestrategia. Especial foco, aunque no exclusivo, en la actuación de la Casa Blanca... Más sobre «Capital América»

Twitter
Calendario
octubre 2011
L M X J V S D
« sep   nov »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31