Milagrosamente sorprendente

Publicado por el feb 2, 2013

Compartir

Lo cuenta el escritor Martín Caparrós en su espléndido libro de viajes por el paisaje y el paisanaje argentino, El interior. Al llegar a una de las poblaciones de ese, a menudo olvidado desde la capital, interior de la nación austral, un cartelón anuncia: “Villa Hurón. Milagrosamente sorprendente.” Tan sorprendente, la buena de Villa Hurón como el fútbol español. Porque cuando hace apenas unas horas los que tuvimos la suerte de contemplar en directo el Madrid-Barça, uno de los más formidables  encuentros de las últimas temporadas, resulta que todo se centra en asuntos colaterales, que si Messi, que si Alves, que si el mechero. En el fútbol hay cánticos de ánimo (qué ejemplo el de los equipos ingleses) y berridos e insultos chabacanos, cuando no profundamente desagradables (esos repugnantes gritos de “fulano muérete”, “ese…qué hijo puta es”, por ejemplo). Pero es una cuestión de educación, de sensibilidad, de cierto sentido común. Ocurre que aquí, en la patria, gusta más -con perdón- cabrear al contrario que animar al propio. Y de ahí, cabezas de animales en el campo, botellas (cuando las había) de whisky, mecheros y demás quincalla. Pero lo milgrosamente sorprendente es que la conversación se torne sobre lo anecdótico -por muy rechazable que sea- y no sobre grandioso espectáculo que ambos equipos ofrecieron a millones de espectadores. Cuando el ambiente de la nación se desmorona entre los (h)unos y los (h)otros y no hay donde poner los ojos que no sea para sentir una honda vergüenza, el fútbol, el denostado, ridiculizado, negado, fútbol proporcionaba noventa minutos (+3) de fiesta, de alegría, de entrega deportiva. Y como el martirologio nacional está muy por encima del saber disfrutar de las cosas buenas, pues resulta que ahora todo lo que queda de ese estupendo encuentro de fútbol es un imposible debate que tiene, o tendría, su cabal solución en unos cursos de instrucción y urbanidad pública. Ah, y hoy el partido frente al renovado Granada. En el Madrid, ha nacido una estrella, Varane, que hoy volverá brillar. Es el hombre que anuló a Lionel Messi, algo digno del western, eso sí de un western pacífico y sin berridos, sí, milgrosamente sorprendente.

Compartir

Anterior

ABC.es

Campo de estrellas © DIARIO ABC, S.L. 2013

Campo de estrella donde crecí, se escucha en el himno del centenario del Real Madrid. Y allí crecí, desde septiembre de 1964. Sobre el Madrid, sobre el fútbol, sobre la vida, sobre arte y cine, sobre literatura y siempre entornoMás sobre «Campo de estrellas»

Categorías
Calendario de entradas
enero 2017
L M X J V S D
« jul    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031