Zapatero en el chiringuito

Publicado por el abr 28, 2010

Compartir

Los chiringuitos, ese patrimonio nacional en peligro de extinción, han vuelto al Pleno del Congreso. El diputado del PP Esteban González Pons exigió a la ministra de Medio Ambiente (y Rural y Marino) que adopte las medidas oportunas para mantener los "establecimientos hoteleros" en las playas españolas, porque están en peligro 45.000 puestos de trabajo en toda España.

Como no vio receptividad en la ministra Elena Espinosa, González Pons le lanzó una invitación, a ella y al presidente Zapatero, para que acudan a un chiringuito de una playa de Valencia, se supone que para comer una buena paella, y así cambien de opinión cuando vean "lo que van a arruinar".

La ministra Espinosa no recogió el guante, pero muchos diputados del PP sí, y se ofrecieron inmediatamente como voluntarios para acudir a ese chiringuito: ¡Yo sí, yo sí voy!", gritaron algunos. Entre los que se ofrecieron y se invitaron a sí mismos con gestos afirmativos estaban Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría, a quienes no será nada extraño ver este verano en un chiringuito valenciano estudiando sobre el terreno los problemas del sector.

Espinosa, siempre tan seria, respondió al PP con una mención, ya cansina, agotadora y repetitiva, sobre el "caso Gürtel". Otra vez hizo bromas sobre los trajes a medida, las "correas" de transmisión y cosas por el estilo. Ya huele. Además del pellizco gurteliano habitual, la ministra aseguró que sólo ocho de los 394 chiringuitos que hay en la Comunidad Valenciana corren peligro y otros 26 tendrán que adaptarse por pequeñas diferencias.

En el Congreso no hubo paella, pero los diputados se zamparon otra dosis de optimismo antropológico, aportado por el presidente Zapatero. La economía va bien, vino a decir. "Hay indicios de que nuestra economía mejora". ¿Indicios? ¿Dónde? ¿Serán los mismos brotes verdes que vio Salgado hace un año? "Dejamos atrás la recesión", señaló Zapatero. "Habrá crecimiento positivo en el primer trimestre del año, pero la recuperación del empleo va a ser más larga".

Luego apareció el ministro desaparecido (¿en paro?) de Trabajo, Celestino Corbacho, y dijo, tan campechano él, que hay que esperar al viernes para que el INE confirme el dato del 20,05 por ciento de tasa de paro, porque esta información de la EPA, insistió, no está confirmada. Y añadió que él prefiere quedarse con el dato de paro registrado que se conocerá el próximo 4 de mayo, que será "relativamente bueno". Pues muy bien. Que se quede con lo que quiera, pero que haga algo ya contra el desempleo.

Compartir

ABC.es

Blog El Escritorio © DIARIO ABC, S.L. 2010