Qué es el derecho a decidir

Publicado por el Jan 19, 2014

Compartir

“¿Cómo se puede convencer a los catalanes de que no tienen derecho a votar?”, se pregunta Artur Mas en una entrevista en la BBC. Cualquiera diría que los catalanes no viven en una democracia, que no votan en las sucesivas elecciones locales, autonómicas, nacionales y europeas, incluso cuando se somete a referéndum su Estatuto de Autonomía, o cuando votaron la Constitución de 1978 y la apoyaron por amplísima mayoría, más alta que la media del país.

La pregunta retórica de Mas se apoya en una falacia que es el pilar del discurso independentista de los nacionalistas catalanes: el “derecho a decidir”. Los nacionalismos siempre han buscado, y encontrado, formulaciones-trampa que en sí mismas parecieran irrebatibles. Ya nadie habla del derecho de autodeterminación entre los independentistas, pues de tanto usar la expresión, que estaba reservada para el proceso de descolonización, acabaron por quemarla. El “derecho a decidir” es un concepto en sí mismo positivo. ¿Cómo puede alguien negar el derecho a decidir en una democracia? Pero es una trampa, una buena trampa.

El derecho a decidir en una democracia como la española, o como cualquiera occidental, se ejecuta a través de las elecciones. Se decide directamente en las urnas al elegir a los representantes locales, autonómicos, nacionales y europeos, y a través de ellos en las decisiones que se acaban aprobando en los ayuntamientos o parlamentos.

Pero ese derecho a decidir no es infinito. Un barrio no puede decidir que deja de pagar impuestos porque lo votan sus vecinos, por muy pacíficos que sean. Una ciudad no puede decidir formar parte de otro país. Una región no puede decidir crear un ejército propio. El derecho a decidir llevado a su extremo haría imposible la convivencia democrática y pacífica. Por eso las decisiones se toman entre todos. Y el todo se llama España, o los españoles. Dicho de otro modo, la soberanía nacional es la que tiene derecho a decidir sobre cuestiones que afectan a todos. Y una parte no tiene derecho a decidir en solitario sobre algo que también afecta a los demás. 

El arma que utilizan los nacionalismos para conseguir sus propósitos es el lenguaje. Toman las palabras, las retuercen y las convierten en un arma de apariencia pacífica, pero con un fuerte veneno. El veneno de la manipulación.

Compartir

ABC.es

Blog El Escritorio © DIARIO ABC, S.L. 2014

Este Blog tiene su origen en la mismísima M-30 del Congreso de los Diputados, como se conoce el pasillo de circunvalación del Hemiciclo. Desde ahí surgieron las primeras contracrónicas parlamentarias... Más sobre «Blog El Escritorio»

Categorías
Etiquetas
Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Mar    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31