Políticos tramposos

Publicado por el abr 24, 2013

Compartir

El lenguaje es un arma que algunos políticos utilizan como si fuera un kalashnikov verbal.  Retuercen el idioma, las palabras, cambian su significado y las lanzan como granadas contra el “enemigo”. En el Congreso estamos viendo ejemplos todos los días. Se intenta deslegitimar al Gobierno, pero de paso a todo el sistema, retorciendo el lenguaje para dar autoridad a los que toman la calle o acosan a los políticos.

Para el hostigamiento físico y verbal de los políticos del PP la izquierda se ha sacado de la manga un término políticamente muy correcto, “escrache”, que limpia de toda culpa a los acosadores. Su corrección se debe a la propia inexistencia del término, con un significado vacío que  algunos se han encargado de llenar: el escrache es una protesta ante los políticos opresores que echan a la calle a familias enteras desahuciadas. Y se acabó. Nada de acoso, por Dios, y menos ilegal. El escrache viene ya con la legitimidad cargada.

Cayo Lara, aficionado a jugar con el significado de las palabras, habla ahora del “escrache de violencia” que practica el Gobierno contra los ciudadanos con sus políticas. Y así, de una tacada, da un plus de legitimidad a los “escraches” que hay por toda España contra el PP, porque el Gobierno hace lo mismo contra los ciudadanos, pero encima de forma “violenta”.

Si hay una protesta violenta delante del Congreso de los Diputados, siempre habrá un político, preferentemente de Izquierda Unida (expertos en hacer trampas con el lenguaje), que dirá que el violento es el Gobierno por las reformas que está llevando a cabo. Y punto final. Si el Gobierno es el violento, queda desautorizado. Y lo demás es “legítima defensa”, como dicen los convocantes antisistema del asedio al Congreso este 25-A, en otra pirueta conceptual.

Si se pide respeto democrático, se afirma rápidamente que democracia es el millón y medio de firmas que se han presentado en el Congreso para pedir la dación en pago universal. Como se ha rechazado en esos términos, no hay democracia. Así de sencillo. Es el Parlamento el que no es democrático… Otra institución deslegitimada por los tramposos del lenguaje.

Si se acusa a los nacionalsitas de no respetar la Constitución con sus planes independentistas, se replica que quien no cumple la Constitución es el Gobierno, porque obvia la autonomía y la voluntad de los catalanes expresada en las urnas.

En definitiva, si el Gobierno pide que se cumpla la Carta Magna, siempre habrá alguien que sostendrá que quien se la salta es el Ejecutivo, porque, por ejemplo, aquí no se cumple el artículo sobre el derecho al trabajo o el derecho a la vivienda digna. Por tanto, todo lo demás es papel mojado.

Son trampas del lenguaje que los políticos tramposos utilizan todos los días con un objetivo: deslegitimar al Gobierno y siempre que pueden al sistema. Algunos son auténticos expertos en el arte de amañar el significado de las palabras.

Compartir

ABC.es

Blog El Escritorio © DIARIO ABC, S.L. 2013

Este Blog tiene su origen en la mismísima M-30 del Congreso de los Diputados, como se conoce el pasillo de circunvalación del Hemiciclo. Desde ahí surgieron las primeras contracrónicas parlamentarias... Más sobre «Blog El Escritorio»

Categorías
Etiquetas
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031