Los diputados, la República y el ministro

Publicado por el Apr 14, 2011

Compartir

Hoy es 14 de abril y se cumplen 80 años de la proclamación de la II República. Varios diputados lo han recordado con ardor cansino, sin armar mucho ruido, porque saben que es como clamar en el desierto. En el desierto de un hemiciclo semivacío, en el que los receptores de su mensaje extemporáneo parecen ser las taquígrafas, siempre al pie del cañón, y quizás algún diputado que sestea en su escaño bajo el runrún del orador.

Joan Tardá aprovechó un debate plúmbeo, de esos que dejan el salón de plenos más vacío de lo habitual, para lanzar su discurso archiconocido: “Permítanme que en el día de hoy tenga un recuerdo para aquel 12 de abril de 1931 en el que la ciudadanía decidió enterrar al viejo régimen monárquico y hacer nacer la República. Deseo pues manifestar públicamente desde esta tribuna nuestro homenaje a los ciudadanos y ciudadanas que protagonizaron aquellos hechos históricos, que siguen permaneciendo y conformando los ideales y los valores más modernos de libertad, democracia y justicia. Y déjenme que termine con un ¡visca la República!”

Tardà se adelantó dos días, pero le dio igual. Emilio Olabarria, del PNV, se lo recordó: “Quiero también adherirme a la efeméride proclamada por el señor Tardá, si bien con dos días de antelación, salvo en el municipio de Eibar, que solo se adelantó un día”.

Más en serio se lo toma Gaspar Llamazares, que parece siempre cabreado. Da igual que hable de economía, de la guerra, del aborto o de la República. Cuando habla echa una bronca al mundo en general, o a la derecha en particular, que pasaba por ahí.

Este miércoles, interpeló al Gobierno sobre el 80 aniversario de la proclamación de la República. Como decía el compañero de La Vanguardia: “Rabiosa actualidad”. En un país en el que nos acercamos a los cinco millones de parados, sus señorías (algunas, es cierto) obligan al Parlamento a dedicar su tiempo a mirar al pasado remoto, a una época que dividió a España en dos y que sigue reabriendo heridas cada vez que los políticos hurgan en ellas. Es la tendencia innata que tienen algunos representantes del pueblo a crear nuevos problemas, en lugar de dedicarse a solucionar los que ya tenemos, que no son pocos.

Llamazares reprocha al Gobierno que en la Administración general del Estado “cunde el silencio con respecto a este 80 aniversario”. En un alarde de imaginación anuncia que en la moción que se debatirá y se votará en el próximo Pleno (allá por el mes de mayo) propondrá que el 14 de abril se declare “fiesta estatal”, en sustitución de algún festivo ya existente.

El ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, le sigue el juego: “Quiero saludarle expresivamente, señor Llamazares, ¡salud y democracia! ¡Salud y progreso!”. Y para demostrar que el Gobierno apoya esta “conmemoración solemne”, explica que TVE emite cada lunes la serie “La República”, que todas las semanas “atrapa a más de tres millones de telespectadores”.

Los políticos, a lo suyo, y los ciudadanos, a lo nuestro, a trabajar (los que pueden) para sacar este país adelante. Pero he aquí una explicación de por qué la clase política es el tercer problema para los españoles, después del paro y la crisis. Y también de por qué Izquierda Unida se ha quedado con solo un diputado en el Congreso.

Compartir

ABC.es

Blog El Escritorio © DIARIO ABC, S.L. 2011

Este Blog tiene su origen en la mismísima M-30 del Congreso de los Diputados, como se conoce el pasillo de circunvalación del Hemiciclo. Desde ahí surgieron las primeras contracrónicas parlamentarias... Más sobre «Blog El Escritorio»

Categorías
Etiquetas
Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Mar    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31