La calvicie de Rubalcaba

Publicado por el oct 27, 2010

Compartir

Se les ha ido un poco la mano a los diputados del PP. Su estrategia estaba clara, tanto como el reparto de papeles que han hecho en el Pleno. Por un lado, Soraya Sáenz de Santamaría hablaría “de los problemas que preocupan a los españoles” y no se ha salido un milímetro del guión: se ha centrado en la congelación de pensiones. La portavoz del PP ha estado correcta, porque en ese terreno hoy por hoy el Gobierno tiene todas las de perder, por mucho Rubalcaba que haya en Moncloa.

Los ataques del “número dos” del Gobierno a los populares –“el PP es un partido profundamente antisocial”- suenan un tanto falsos, sobre todo cuando provienen de un Gobierno que ha llevado a cabo el mayor recorte social de la democracia. Pero Rubalcaba, que es hábil parlamentario, sabía que el debate lo cerraba él, y aprovechó su último turno para descargar toda la artillería contra la oposición. En eso consiste la nueva comunicación del Gobierno. Eso sí, aviso a los pensionistas: sus pensiones siguen congeladas, porque el nuevo Gobierno, por lo que se ve, está para comunicar, no para cambiar ningún recorte.

Llegó el turno de otros diputados del PP, y el fantasma del pasado del ministro del Interior sobrevoló por el hemiciclo. El Grupo Popular obligó al Congreso a viajar en el tiempo, al pasado, y de pronto reaparecieron los GAL, Amedo, la corrupción de los gobiernos de Felipe González, los atentados de 2004 y la jornada de reflexión de aquel 13 de marzo que no respetó Rubalcaba. Lanzados a desautorizar al nuevo vicepresidente primero, salió a relucir incluso su calvicie, nunca mejor dicho: “Pierde el pelo, pero no el vicio” de mentir, soltó Rafael Hernando.

La alusión a la calva de Rubalcaba no produjo ningún malestar al aludido, que se quedó tan pancho en su escaño, ni tampoco entre los diputados. Está claro que en este Parlamento tan correctísimo puede uno burlarse de las calvas, los bigotes, los implantes capilares y los “musculitos” de diferentes políticos varones. Si alguien hiciera un comentario público sobre el cabello de una diputada quedaría tachado de “machista” para el resto de su vida.

Si se trata de hablar de los problemas que preocupan a los ciudadanos, como repite una y otra vez Rajoy, tengo la sensación de que el PP se ha pasado de frenada. Si se hubiera quedado en las pensiones, como hizo Santamaría, el debate les habría salido redondo, pero no fue así. En la lista de problemas de los españoles que publica el CIS no veo por ningún lado que los GAL o la calvicie de Rubalcaba preocupen hoy por hoy a ningún ciudadano, mientras el paro sigue sin resolverse.

Compartir

ABC.es

Blog El Escritorio © DIARIO ABC, S.L. 2010

Este Blog tiene su origen en la mismísima M-30 del Congreso de los Diputados, como se conoce el pasillo de circunvalación del Hemiciclo. Desde ahí surgieron las primeras contracrónicas parlamentarias... Más sobre «Blog El Escritorio»

Categorías
Etiquetas
Calendario de entradas
julio 2014
L M X J V S D
« jun    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031