De ZP a RbCb

Publicado por el jul 25, 2011

Compartir

No es un jeroglífico. Tampoco una adivinanza. Es una ocurrencia. A falta de ideas, y ante la catástrofe que se les viene encima, la oficina electoral del PSOE se entretiene con la imagen, con eso que llaman política 2.0 y con los mensajes cifrados, con los que quizás tratan de lavar la cara a su candidato, demasiado conocido por todos.

En 2004, José Luis Rodríguez Zapatero hizo una más que buena campaña. Lo de “ZP, Zapatero Presidente” pareció ridículo al principio, pero lo cierto es que caló y se convirtió en el grito de guerra del PSOE y de millones de españoles con ganas de cambio. Daba una imagen un tanto frívola a su candidato, al que tampoco parecía importarle mucho. Quería llegar a La Moncloa con el famoso “talante” como bandera, y con su sonrisa eterna como escudo. Fue una campaña basada en la imagen, en los eslóganes facilones y en un discurso pacifista de andar por casa que se digería muy bien. Luego llegó el 11-M, la campaña se embarró, Rubalcaba incumplió la jornada de reflexión y pasó lo que todo el mundo sabe. Esa es otra historia. Pero la campaña de ZP, como tal, fue efectiva.

En 2008, el PSOE siguió probando suerte con la Z, ya sin la P. El juego continuó porque tenía recorrido todavía, y no le vino mal a un Zapatero que nunca ha dejado de ser un producto de marketing político, buen orador y pésimo gestor en los malos tiempos.

La posmodernidad es lo que tiene. Campañas de imágenes, juegos de palabras, acertijos, promesas que parecían utópicas al alcance de la mano (pleno empleo)… Todo está permitido cuando los bolsillos están llenos y las necesidades básicas, cubiertas.

Ahora, en 2011, el candidato socialista nos viene con otro juego: RbCb. Llevan semanas dándole vueltas al nombre y apellido del aspirante socialista a La Moncloa, y la imagen, en este caso sí, es lamentable: iba a ser Alfredo, luego se presentó como simplemente R, desapareció el Pérez, y finalmente nos vienen con esto de RbCb. Están hechos un lío. El problema, su problema, es que ya no cuela. Como idea puede ser más o menos acertada, pero si pretende copiar la fórmula de 2004 lo lleva claro, porque España ha cambiado, y mucho.

Es lógico que pretenda darle un aire novedoso a un apellido archiconocido en la política española, como es Pérez Rubalcaba, desde los tiempos de Felipe González. Pero si su intención es hacer una campaña basada en un marketing de efectos sonoros y visuales (el vídeo sobre su candidatura es otro ejemplo) el golpe será más duro todavía.

La crisis nos ha devuelto a la cruda realidad, a llegar con cuidado a fin de mes, a mirar el precio del pan, a comparar el precio de las cosas para buscar el más barato y a temer como nada al fantasma del paro, hecho realidad para casi cinco millones de españoles. Los ciudadanos ya no quieren acertijos ni golpes de efecto, quieren certidumbres, personas con nombre y apellido en quien confiar, candidatos de carne y hueso (que no se presenten como estrellas de cine o escondidos tras un acrónimo), con promesas realistas y creíbles y que no tengan ninguna duda sobre cuál es la prioridad nacional: el empleo. Pasarse semanas dando vueltas al nombre del candidato, con fórmulas más o menos divertidas, es ir en sentido contrario.

Compartir

ABC.es

Blog El Escritorio © DIARIO ABC, S.L. 2011

Este Blog tiene su origen en la mismísima M-30 del Congreso de los Diputados, como se conoce el pasillo de circunvalación del Hemiciclo. Desde ahí surgieron las primeras contracrónicas parlamentarias... Más sobre «Blog El Escritorio»

Categorías
Etiquetas
Calendario de entradas
septiembre 2014
L M X J V S D
« ago    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930