Cortocircuito entre Rajoy y Sánchez

Publicado por el jul 8, 2015

Compartir

La comunicación entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez está, hoy por hoy, rota. O mejor dicho, cortocircuitada. No hay manera humana de restablecerla, y cada acercamiento solo produce fuertes chispazos. El presidente del Gobierno y el jefe de la oposición no se entienden. No se han entendido nunca. Algo que vas más allá de sus diferencias políticas, que también existían entre Rajoy y Rubalcaba, y no dificultaban para que la relación entre ambos fuese fluida y cordial.

Pero en el caso de Pedro Sánchez no ocurre así. Rajoy ya se lo hizo saber en público en el Congreso: se echaba de menos el talante de Estado del anterior jefe de la oposición. Este año ha habido un momento en el que el acercamiento ha sido posible e importante: ocurrió con la firma del pacto contra el terrorismo yihadista, en el Palacio de la Moncloa, el pasado 2 de febrero. A partir de ahí, la relación institucional ha ido en declive, hasta romperse completamente.

RAJOY Y SÁNCHEZ SUSCRIBEN SU PRIMER PACTO DE ESTADO

Rajoy y Sánchez, en febrero en La Moncloa, firmaron el Pacto de Estado contra el terrorismo yihadista

Pese a todo, Rajoy y Sánchez solían hablar por teléfono de forma regular. Pero las diferencias entre ambos se hicieron prácticamente insalvables en la campaña electoral, cuando el secretario general del PSOE aseguró que pactaría con todos menos con el PP y Bildu, algo que sentó a Rajoy, y a su partido, como una puñalada. Más tarde, después de las elecciones, el 3 de junio, ambos almorzaron en La Moncloa, y el desencuentro fue evidente. Rajoy comprobó que la intención del jefe de la oposición era pactar con Podemos y desalojar al PP allá donde pudiera, aunque para ello traicionara su propia palabra, cuando unos meses antes aseguró que jamás pactaría con el partido de Pablo Iglesias.

Cuando se consumaron los acuerdos del PSOE con Podemos, y se echó del poder al PP en muchos ayuntamientos y comunidades, pese a ser la fuerza más votada, fue el remate final para la pésima relación entre ambos. Desde entonces, Rajoy optó por endurecer su estrategia frente a Pedro Sánchez, ante el riesgo cierto de que en las generales se repitiera un escenario parecido, con un pacto de perdedores para desalojar al PP de La Moncloa, aunque ganase las elecciones. “Títere de los radicales” o “portamaletas de Podemos” son solo dos “piropos” que Rajoy ha dedicado últimamente a su adversario político.

Sánchez no se queda atrás. El martes pasado, en Bruselas, reconoció ante los periodistas españoles que hacía tiempo que no hablaba con el presidente del Gobierno, y que las últimas noticias que tenía de él eran sus “descalificaciones, insultos y mentiras” que hacía en público sobre su persona. Ni siquiera la grave crisis de Grecia los había acercado, al contrario. Ni una llamada, ni un contacto para defender juntos la misma posición de España, o para mantener vivo un pacto de Estado, el relacionado con la política europea, que apoyó Rubalcaba y que ya ha pasado a mejor vida.

La cercanía de las elecciones generales no deberían ser una excusa para que valga todo. No vale todo, nunca vale todo. Por encima debe estar siempre la política de Estado, los intereses de España, la política internacional. Para buscar la crisis del bipartidismo muchas veces no hay que buscar fuera de los grandes partidos. También hay que mirar dentro de ellos mismos.

Compartir

ABC.es

Blog El Escritorio © DIARIO ABC, S.L. 2015

Este Blog tiene su origen en la mismísima M-30 del Congreso de los Diputados, como se conoce el pasillo de circunvalación del Hemiciclo. Desde ahí surgieron las primeras contracrónicas parlamentarias... Más sobre «Blog El Escritorio»

Categorías
Etiquetas
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031