Ana Mato se va, pero se queda

Publicado por el dic 14, 2014

Compartir

Reconozco mi sorpresa, y mi decepción, cuando el pasado jueves vi a Ana Mato sentada en un escaño del Congreso de los Diputados. En un escaño rojo, no azul, ya como parlamentaria rasa, pero en un lugar “privilegiado” dentro del grupo parlamentario, justo en la fila superior a la del Gobierno de la Nación. Ingenuo de mí, cuando presentó su renuncia, aunque fuera a regañadientes, creí que se marchaba de verdad.

PLENO CONGRESO

La exministra Ana Mato, en su escaño de diputada

Pero no. Lo único que ha dejado es el cargo de ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, después de que el juez Ruz apuntara a ella como partícipe a título lucrativo en la trama Gürtel por las actividades de su exmarido. Su permanencia en el Gobierno era insostenible, algo que entendía cualquiera (o casi todos, mejor dicho), sobre todo porque al día siguiente el presidente Rajoy iba a “vender” que su Gobierno estaba volcado en la lucha contra la corrupción y no pasaba ni una.

En fin, pensé que Mato se iba porque su permanencia era insostenible… en todas partes. Pero resulta que no. Se marcha del Gobierno, pero se queda en el Congreso. Considera que no debe seguir en el Ejecutivo, pero en el Parlamento, como representante de la soberanía nacional, sí. No es válida para el Gobierno por ser partícipe a título lucrativo en la Gürtel, según el juez, pero sí lo es para hablar en nombre de los ciudadanos.

Lo siento pero no es coherente. Mato no debería seguir un día más en el Congreso, porque los ciudadanos tampoco merecen, ni permiten, que exista la más mínima sombra sobre sus representantes.

En el comunicado que emitió para anunciar su dimisión, explicó que se marchaba porque no quería que su permanencia pudiera ser utilizada para perjudicar al Gobierno, a su presidente ni al Partido Popular. Son sus razones. Lo importante, en cambio, es que los representantes públicos y los gobernantes no pueden estar vinculados de ninguna manera a un caso de corrupción, como apuntaba el juez, porque los ciudadanos no se lo merecen y ahora más que nunca exigen limpieza absoluta. Deben ser ejemplares y parecerlo, y si la Justicia pone una duda seria sobre ellos, deben marcharse. Por ética y por estética.

De paso añado que tampoco entendí que el sábado la exministra participara en un almuerzo de Rajoy con la cúpula del PP y con varios de sus ministros en el parador de La Granja. Tampoco me parece coherente. Uno no puede irse y al mismo tiempo quedarse.

 

 

Compartir

ABC.es

Blog El Escritorio © DIARIO ABC, S.L. 2014

Este Blog tiene su origen en la mismísima M-30 del Congreso de los Diputados, como se conoce el pasillo de circunvalación del Hemiciclo. Desde ahí surgieron las primeras contracrónicas parlamentarias... Más sobre «Blog El Escritorio»

Categorías
Etiquetas
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031