La espantosa inflación de cuatro dígitos

Publicado por el Apr 14, 2018

Compartir

Para los venezolanos la primavera ya no es motivo de despertar alegrías  sino de tristezas. El mes de abril se anuncia con cifras fatales para la empobrecida economía familiar que ya no aguanta más golpes a sus menguados ingresos mínimos de 7 dólares mensuales.

La hiperinflación es un monstruo de mil cabezas que no perdona ni a los más ricos. Las cifras que anunció oficialmente la Asamblea Nacional son de terror: en marzo se registró una hiperinflación de 67%. En lo que va de año (apenas 3 meses)  hubo una inflación de 453% pero  en un año se disparó a 8.878,1%.

La ruina socialista

“No son sólo cifras, cada dígito es una familia que no come. Detrás de este índice hay cientos de miles de venezolanos que entran a la pobreza! Y todavía quieren más años en el poder?”, denuncia el ex gobernador de Miranda, Henrique Capriles, en su twitter.

Las cifras del parlamento

Dentro de poco la inflación saltará otro peldaño: de cuatro a cinco dígitos. Mientras la mayoría de los gobernantes latinoamericanos, entre ellos, el argentino Mauricio Macri, sueña con tener un dígito de inflación para su país, aquí en Venezuela el régimen de Nicolás Maduro ni habla del asunto como si no existiera.

Desde hace 5 meses Venezuela ha entrado en la vorágine inflacionaria. El año pasado cerró con 800% y este año puede pasar del 13.000%, según el Fondo Monetario Internacional. Son muchas las causas pero la principal es la caída de la producción nacional y el cierre de empresas con todas las secuelas del paro laboral y la paralización industrial, que ha empujado al éxodo masivo hacia otros países.

“Apenas producimos entre el 25% y 30% de la demanda, cuando antes era el 70%”, señalan los gremios agropecuarios, como Fedeagro y Fedecámaras.  “No hay semillas, ni fertilizantes ni dinero para importarlos’’, es decir, en el umbral de la hambruna y el genocidio masivo.

Para el diputado José Guerra, ex director del Banco Central de Venezuela, la crisis comenzó antes de que llegara Hugo Chávez al poder en 1999. ‘’Pero con la llegada del socialismo del siglo XXI en 1999 y con los mayores ingresos petroleros de su historia (1,100 billones de dólares) se profundizó la crisis hasta convertirse en una tragedia humana’’.

Para la gente de a pie conseguir alimentos, cuyos precios cambian todos los días, es realmente una misión imposible debido a la escasez. Los comercios remarcan los precios cada 24 horas. Antes era cada semana o de mes a mes. Ahora no esperan que los clientes asimilen los golpes sino que los suben automáticamente en las cajas registradoras.

Es agotador perseguir los precios viejos de un día para otro”, nos comentaba Alicia Fuenmayor. “Y si no tienes suficiente dinero para comprar y acumular ese producto entonces te quedas sin comer porque el sueldo no alcanza para comprarlo la próxima semana cuando sabes que costará el doble”.

No hay manera de ahorrar. Todo se va en comida y medicina. La búsqueda es agotadora porque hay mucha escasez y carestía incontrolada. Es una locura vivir en la hiperinflación y en la escasez. Es la ruina. El 87% de la población está sumido en la pobreza, según estudios de las universidades nacionales.

Compartir

ABC.es

El bochinche venezolano © DIARIO ABC, S.L. 2018

Me interesan las cosas insólitas, sorprendentes y absurdas que ocurren en un país en constante ebullición y transformación donde no hay espacio para el hastío. Más sobre «El bochinche venezolano»

Páginas

Advertisement

Categorías
Etiquetas
Archivos
Categorías
Twitter
Calendario
abril 2018
M T W T F S S
« Mar    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
Adsense