Las Damas de la Plaza Altamira

Publicado por el mar 23, 2014

Compartir

La cruz con las fotografías de los que han muerto -más de 32 por ahora-  en las protestas cada vez se está alargando más y ya no cabe en el limitado suelo de la Plaza Altamira si el gobierno no detiene la represión y ordena a los GNB y los llamados “colectivos”, grupos paramilitares y parapoliciales a no seguir masacrando a los manifestantes.

Desde que comenzaron las manifestaciones de protestas el pasado 12 de febrero,  Giovana Fantini, de 70 años,  forma parte de una agrupación, sin nombre todavía, de unas cien mujeres que se reúne en la Plaza Altamira, un ícono de la oposición y la resistencia caraqueña, que da aliento a los que se enfrentan a las autoridades para reclamar sus derechos humanos.

las Damas de Altamira

las Damas de Altamira

Todas las tardes como a las 15 horas, Giovana se reúne con sus amigas y vecinas de la zona para rezar por los caídos en los choques con los uniformados de la Guardia Nacional Bolivariana y los “colectivos”, el último de ellos fue Argenis Hernández, de 26 años, que murió ayer en la madrugada cuando un “motorizado” abrió fuego contra el grupo de personas que estaba en San Diego, Valencia, Estado Carabobo, protestando contra la detención de su alcalde Enzo Scarano.

Con los militares en la plaza

Con los militares en la plaza

Una de las balas del motero o motociclista le perforó el abdomen y no pudo salvarse. Argenis Hernández será recordado como un  héroe por las mujeres de la Plaza Altamira. Su muerte no será en vano, puede estar seguro.

Las damas mayores no se salvan de la represión

Las damas mayores no se salvan de la represión

Al lado de Giovana está su amiga María Cristina Suarez, que añade: “todas las tardes damos una ronda a la plaza y rezamos a la Virgen de la Rosa Mística por los muertos de la protesta. Nos enfrentamos a los uniformados cuando quisieron militarizar la zona hace una semana y tragamos gas lacrimógeno cada vez que lanzan las bombas”.  

con flores

con flores

Tanto Giovana como María Cristina no está de acuerdo con que la comparen con las “Madres de la Plaza de Mayo” de Buenos Aires y mucho menos con la argentina Eve de Bonafine que todos los venezolanos de la oposición la identifican como chavista.

Tampoco quieren que la llamen como a las “Damas de Blanco” cubanas  porque van vestidas de blanco en su activismo contestatario contra el régimen castrista. La mayoría son venezolanas de la tercera edad, es decir, la menor  tendría unos 50 años, que son madres, abuelas y compañeras. Prefieren entonces que las llamen “las damas de la Plaza Altamira” para tener su nombre propio.

Así las Damas de Altamira tienen su propio código de lucha. Ayudan moralmente a los estudiantes, les hablan de la Rosa Mística y les regalan el rosario que los jóvenes  cuelgan en su cuello. A la hora de peligrar su seguridad e integridad los estudiantes se han salvado de ser detenidos  tras invocar a la virgen.

 

Compartir

ABC.es

El bochinche venezolano © DIARIO ABC, S.L. 2014

Me interesan las cosas insólitas, sorprendentes y absurdas que ocurren en un país en constante ebullición y transformación donde no hay espacio para el hastío. Más sobre «El bochinche venezolano»

Páginas

Categorías
Etiquetas
Archivos
Categorías
Twitter
Calendario
marzo 2014
L M X J V S D
« feb   abr »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Adsense