Mejor que Nana

Publicado por el sep 24, 2013

Compartir

Ni el capitán Garfio, ni los niños perdidos, ni Campanilla. Mi personaje favorito de Peter Pan ha sido, desde siempre, Nana, ese perrazo con cofia y delantal que recoge, una y otra vez, el cuarto de juegos de los niños.
Nana, mejor actriz de reparto en Peter Pan
 
El instinto de protección del perro (aunque en unos está más acentuado que en otros) es algo innato hacia sus cachorros. Y, en un perro equilibrado, la llegada de un bebé a casa es todo un acontecimiento. 
Por un lado, quien llega es un nuevo líder, alguien que, a pesar de su tamaño, ya tiene autoridad sobre él o, mejor dicho, la tendrá en cuanto empiecen ambos a interactuar. Por otro, es un “cachorro” indefenso que necesita abrigo, alimento y protección. El perro es plenamente consciente de todo eso e intentará ayudar, desde su posición, en todo lo posible.

Todos hemos oído historias de perros que velan por niños pequeños, que duermen bajo la cuna y avisan de si el bebé llora en mitad de la noche, o no dejan acercarse a extraños si el niño duerme, o se quedan quietos a su lado para que el pequeño dé sus primeros pasos sujetándose en ellos. Algunos perros son como Nana, de infinita paciencia, y se dejan meter los dedos en los ojos, las manos en la boca, que les agarren las patas y el rabo… con resignación. Pero cuidado, no todos tienen tanto aguante y, es más, hay perros que no disfrutan de la presencia de los niños en absoluto y huyen de sus trastadas.

Generalizando mucho, los perros grandes suelen ser más pacientes que los pequeños, pero esto no es una ciencia exacta y, aunque genéticamente un Pastor Alemán está más predispuesto a defender a su amo a toda costa que un Carlino, siempre hay excepciones, así que en este post no hablaré de razas. Todos son perros e, independientemente de su pedigrí, pueden darnos grandes lecciones de humanidad y saber hacer.

En Carolina del Sur, EE.UU., un perro mestizo llamado Killian ha sido noticia la semana pasada. Sus dueños, Benjamin y Hope Jordan, contrataron a una niñera de 22 años para cuidar de su hijo de 7 meses… sin imaginar siquiera que esa mujer podría maltratar verbal y físicamente a su niño. Killian, el perro, fue quien les avisó. Pasados cinco meses de la llegada de la niñera a la casa, el perro fue volviéndose más agresivo hacia ella, le gruñía y ladraba cuando entraba por las mañanas y automáticamente se ponía delante del bebé. Los dueños, viendo que este comportamiento era anormal en su perro, decidieron grabar a escondidas lo que pasaba en su casa y lo que descubrieron, os podéis imaginar, no fue nada agradable.

El final, sin embargo, es feliz. El bebé está sano y salvo. La chica ha sido condenada a cárcel (de 1 a 3 años) y aparece ya en su registro este abuso a menores para que no pueda volver a trabajar en nada relacionado con ellos.  Y los padres sonríen, aliviados y agradecidos a Killian, quien ha demostrado ser mejor niñera aún que Nana.   

Killian, su dueño, su protegido y la monstruo de la niñera




Compartir

Anterior

Siguiente

ABC.es

Ladrando al mundo © DIARIO ABC, S.L. 2013

El perro no es sólo el animalito que te recibe moviendo el rabo cuando abres la puerta. Es el mejor amigo del hombre por un millón de razones. Con "Ladrando al mundo" quiero dar a conocer... Más sobre «Ladrando al mundo»

Categorías
Etiquetas
septiembre 2013
L M X J V S D
« ago   nov »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30