Vamos juntos a la playa

Publicado por el May 24, 2013

Compartir

La semana pasada se inauguró la primera playa para perros de las Islas Canarias. Seis mil metros cuadrados de una zona que, por su fuerte oleaje y vientos, no era de gran interés para los ciudadanos ni turistas, así que se ha acondicionado para los perros, siendo esta una iniciativa pionera en las islas.

Bon Caponet, Tarragona
En la península, que yo sepa, existen sólo 3 playas donde se admiten perros: La playa de La Sal, en Málaga; la playa de La Rubina, en Girona y la playa de Bon Caponet, en Tarragona. Según la web www.srperro.com, éstas son también francamente mejorables, ya que Bon Caponet tiene más piedras que arena, La Sal tiene un tramo de playa muy pequeño, que no llega a 1km, y La Rubina cuenta sólo con 200m de costa. Son las playas que "no quiere nadie" o pequeñas calas de difícil acceso las que permiten la entrada de los perros.

Hay también algunas otras playas, sobre todo en el norte, que permiten la entrada de perros en horarios restringidos (por la noche y de madrugada) o fuera de época estival: hay que esperar hasta el 1 de noviembre para que no te pongan una multa que puede ir de los 600 a los 1.300 euros, según cada Ayuntamiento.

Yo aún no he visitado ninguna de esas playas para perros españolas. Mis perras sólo conocen la costa de Cádiz en el mes de Junio y entre semana- cuando aún no hay mucha gente- y la desembocadura del río Sella, en Asturias, a primera hora de la mañana y en días de mal tiempo, para no molestar. Aún así, en ambos sitios nos arriesgamos a la temida multa.

Primer baño juntas en Cádiz
Sí he tenido la suerte de ver cómo tratan este tema en EE.UU., país que, en materia de perros, nos lleva una gran ventaja. Sólo en el estado de Florida, hay más de 30 playas donde les está permitido el acceso. Allí existen dos tipos de playas a las que puedes ir con tu perro:

Por un lado, las Dog Friendly Beaches: aquellas playas que son visitadas por bañistas sin perros pero que permiten la entrada de perros bajo unas normas de convivencia. Normalmente, el perro ha de ir atado y no ser demasiado grande. En algunas de ellas permiten que el perro vaya suelto siempre y cuando obedezca de forma inmediata las órdenes de su dueño, pero no es lo habitual.

Y, por otro lado, tienen las Dog Beaches, que son playas preparadas específicamente para los perros, donde éstos pueden estar sueltos y a su aire. En el caso de Florida, un tercio del total son de este tipo.

Durante unas vacaciones, fuimos a una auténtica Dog Beach en San Diego, California. Recuerdo que entramos en un gran parking, bajamos del coche y leímos estupefactos este cartel:

"Playa para perros. Área de ejercicio y entrenamiento para perros sin correa" 

Sabueso californiano calmando su sed
Era la primera vez que veíamos algo así. En esa playa no sólo se permitía llevar a tu perro... ¡es que era una playa especial para ellos! Separada por un murete de piedras de otra playa normal donde éstos no se admitían, los perros y sus dueños tenían su propio trozo del Pacífico, una playa preciosa de agua clara y arena suave. Contaban con su propio socorrista que permanecía atento en su torre de vigilancia, tenían fuentes a distintas alturas para que pudiesen beber agua tanto los perros como los dueños, había papeleras dispensadoras de bolsas para recoger sus deposiciones... No se oían voces, ni se percibía ningún estrés por que estuviesen los perros jugando unos con otros mientras salían y entraban del agua, rodeados de niños y adultos. Había dueños que lanzaban el freesbee hacia las olas para que su perro lo trajera de vuelta. Había otros que nadaban junto a sus perros, dentro del mar. Había quien, sentado, leía un libro con su perro tumbado al lado. Nosotros nos sentamos en la arena y observamos durante un buen rato el espectáculo que era aquello, muertos de la envidia por no tener algo igual cerca de casa.

En España hay 3.168 km de costas. El estado de Florida tiene algo menos de la mitad de esa extensión, y cuenta con diez veces más playas donde los perros son bienvenidos. Si, en nuestro país, que tanto presume de ser un destino ideal de "sol y mar", cambiásemos el chip de una vez por todas y nos diésemos cuenta de que un perro en la playa, bajo control de su dueño, no molesta a nadie, todo sería muy distinto.

Perros educados por dueños respetuosos en playas acondicionadas... Es, por ahora, una utopía.


Actualización 23 de Junio 2013:
Ayer se publicaba la noticia: Gandía también tendrá un trozo de playa apto para perros hasta el 8 de septiembre. Entre el final de la playa l'Ahuir y el límite con el río Vaca, se han inaugurado escasos 350 metros donde los perros pueden estar con sus dueños, pero con un millón de restricciones: pasaporte canino en regla, seguro, han de estar siempre atados (te proporcionan unas estacas para clavarlas en la arena y así poder atar a tu perro) y llevar bozal. Además, no podrán estar en los primeros seis metros de la orilla, para poder dejar paso a la gente que pasea.
Está permitido que puedan bañarse, siempre y cuando sigan atados y con el bozal... Confirmo, para quien no lo haya probado nunca, que bañarse con un perro atado con correa en el mar es un suicidio para el dueño. Tu perro saldrá fresquito, pero tú estarás todo el verano intentando disimular los arañazos que te hará -sin querer- con las uñas al mover las patas tan cerca de ti bajo el mar. Además, la medida del bozal para todos los perros me parece excesiva. Sólo algunas razas (y varían según las comunidades) están catalogadas como potencialmente peligrosas, existiendo la obligación de llevarlas siempre con bozal, desde cachorros. El resto de los dueños no solemos utilizar el bozal con nuestros perros jamás, por ser innecesario. Por esto, si vamos con nuestro perro a la playa y le ponemos un bozal por primera vez, sólo conseguiremos que se haga daño al intentar quitárselo durante todo el día, es realmente incómodo para aquellos que no están acostumbrados y, lo que es peor, no les permite beber agua siempre que lo necesiten.

En definitiva, Gandía -por desgracia- no nos soluciona nada.


Compartir

ABC.es

Ladrando al mundo © DIARIO ABC, S.L. 2013

El perro no es sólo el animalito que te recibe moviendo el rabo cuando abres la puerta. Es el mejor amigo del hombre por un millón de razones. Con "Ladrando al mundo" quiero dar a conocer... Más sobre «Ladrando al mundo»

Categorías
Etiquetas
mayo 2013
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031