Es la vida

Publicado por el may 2, 2013

Compartir

Dentro de unos días, será mi cumpleaños. Como me encanta decírselo a todo el mundo, no podía dejar de escribirlo en el blog. Pero, este año, también coincide con los primeros achaques serios de mi perra Prechel, que tiene ya 11 años y medio y nos empieza a dar preocupaciones. No tenemos aún un diagnóstico claro pero sabemos que algo ocurre y la perra no está del todo bien. Nos hacemos mayores las dos, aunque ella -por desgracia- un poco más rápido que yo.

Dicen que hay que multiplicar la edad del perro por siete. Por lo que mi perra tendría alrededor de 80 años ahora mismo. Puede que sea cierto, aunque conozco varios casos de perros que han vivido hasta los 16, y eso significaría que murieron a los 112 años humanos... lo cual, es poco probable. Realmente, no se puede calcular tan a la ligera la edad de un perro y su equivalente a nuestros años, ya que cuando son cachorros su crecimiento es mucho más rápido que el nuestro y, podríamos decir, que un perro de dos años ya es todo un adulto.

Puede variar mucho la conversión de la edad en función al tamaño y raza del perro. Las razas más pequeñas suelen ser más longevas, mientras que los perros de mayor tamaño (como el San Bernardo, los Mastines o el Gran Danés) es raro que vivan más de una década. También existe la creencia de que los perros mestizos son más longevos, aunque realmente lo que creo es que hay determinadas razas que sufren más por enfermedades derivadas de su propio pedigrí, como los Teckel con sus problemas de espalda o los Dobermann con sus cardiopatías. De todos modos, creo que la gran diferencia la marca la calidad de vida que haya tenido el perro, lo cuidado que haya estado, la atención veterinaria que haya tenido, la alimentación que haya disfrutado... Aunque, por esa regla de tres, considero que mis perras deberían ser, definitivamente, inmortales.

He encontrado esta tabla, procedente del libro "The Dog's Owner Manual" que me ha parecido más ajustada a la realidad, ya que separa la conversión de edades por tamaños.


Trasteando un poco por Internet, me he encontrado con dos casos absolutamente increíbles. El primero, el perro registrado Récord Guiness como el más longevo de la Historia, fue Bluey, un pastor ganadero australiano que no sólo vivió la friolera de 29 años, sino que estuvo "en activo" durante 20 de ellos, como perro pastor en Rochester.

El segundo caso, y muy digna medalla de plata, se la lleva un cruce de Shiba Inu japonés que murió en 2011, pasados los 26 años de edad. Decía su dueña que hasta la misma semana de su muerte, su perro Pusuke comía, paseaba y hacía su vida con normalidad. Qué envidia me da esa señora, que conoció a su perro cuando ella era sólo una adolescente y pudo disfrutar de él incluso ya pasados los 40.  


Prechel llegó a casa cuando yo tenía 21 años y hemos hecho todo juntas desde entonces, es una grandísima amiga que ahora mismo está tumbada a mis pies mientras yo escribo. En estos días, me alegro de cumplir años pero me da rabia, pena e impotencia presenciar los síntomas visibles de que su vida avanza más rápido que la mía y no tener una máquina del tiempo para dar al "pause".

Sólo nos queda cuidar de esta abuela con el mismo mimo de siempre. La única diferencia es que este año, igual sí le dejo probar de mi tarta. Se ha ganado ciertos privilegios. 

Compartir

ABC.es

Ladrando al mundo © DIARIO ABC, S.L. 2013

El perro no es sólo el animalito que te recibe moviendo el rabo cuando abres la puerta. Es el mejor amigo del hombre por un millón de razones. Con "Ladrando al mundo" quiero dar a conocer... Más sobre «Ladrando al mundo»

Categorías
Etiquetas
mayo 2013
L M X J V S D
« abr   jun »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031