El ataque de los clones

Publicado por el feb 15, 2013

Compartir

Aunque parece que fue hace dos días, ocurrió en 1996. La oveja Dolly nació e invadió titulares de todos los medios informativos del mundo por ser el primer mamífero clonado de la Historia. Ya habían clonado antes a una rana pero, obviamente, una oveja tiene más tirón.



Cinematográficamente hablando, la "clonación" está a la orden del día desde mucho antes. Ya en los años 50, productores de Hollywood buscaban desesperadamente "clones" de un perro llamado Pal que había saltado a la fama como Lassie, "la perra más famosa del mundo".

Pal, un Rough Collie (o Collie de pelo largo), dejaba bastante que desear según el estándar de su raza, porque ni era muy alto, ni su morro era lo suficientemente largo y, para el colmo, tenía una mancha blanca en la frente que no debería estar ahí. Por eso fue vendido como "mascota" en vez de como "belleza" a un educador canino que no debía de ser muy bueno, porque a los 8 meses decidió llevarle a otro adiestrador más experimentado de Hollywood a ver si él era capaz de que dejara de ladrar como un loco y perseguir a todas las motos.

El adiestrador consiguió controlar el tema del ladrido, pero lo de perseguir motos, no... Debido a este fracaso, el dueño de Pal le dijo al adiestrador "quédatelo y me perdonas la factura" y, como el adiestrador no quería para nada al chucho, acto seguido lo regaló a su vez a otro amigo. Vamos, que a Pal no lo quería nadie.

Sin embargo, cuando el adiestrador se enteró -años después- de que había un proyecto en Hollywood que incluía un perro, pensó que Pal tendría posibilidades en el casting (¡y había 300 candidatos!). Se lo compró a su amigo por la friolera de 10 mil dólares de la época y se puso a conciencia a entrenarle, a pesar de que Pal ya no era ningún jovencito.

En cuanto el perro se hizo rico y famoso, su primer dueño lo reclamó, pero fue demasiado tarde. A quien le salió bien la jugada fue al adiestrador. Pobre Pal, pasó de ser un animalillo que pasaba de unas manos a otras sin mucho afecto a una súper estrella a quien adoraban y exprimían todos. Como Macaulay Culkin... pero en perro.


La serie se alargó y Lassie era la gallina de los huevos de oro. Como la clonación aún entonces no se estilaba, lo que hicieron fue cruzar a Pal. Así, se fueron sucediendo hasta 6 "Lassies" en la serie: el pionero Pal, su hijo Lassie (fue el único que se llamó igual que su personaje), el tímido Spook (al que le daban miedo los set de rodaje y duró poco), Baby, Mire, Muck (estos dos últimos hermanos) y HeyHey. Otros tres más, Boy, TheOldMan y Howard, hicieron el papel de Lassie en diferentes largometrajes y shows.

Y los "lassies" se multiplicaron. Con razón mucha gente cuando ve un Collie de pelo largo sigue diciendo "¡Mira, un Lassie!" Yo, cuando veo uno de estos perros, pienso en que a Pal no le quería nadie porque perseguía motos... hasta que se le entrenó debidamente y pasó a ser el perro más perfecto que ha existido jamás.

Se dice, se comenta, que hacían falta más de dos años de disciplina  hasta que los descendientes de Pal daban la talla en la serie. Es evidente que el buen comportamiento no es obra y milagro de la genética, es sólo cuestión de horas de entrenamiento.

Compartir

ABC.es

Ladrando al mundo © DIARIO ABC, S.L. 2013

El perro no es sólo el animalito que te recibe moviendo el rabo cuando abres la puerta. Es el mejor amigo del hombre por un millón de razones. Con "Ladrando al mundo" quiero dar a conocer... Más sobre «Ladrando al mundo»

Categorías
Etiquetas
febrero 2013
L M X J V S D
    mar »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728