Raphael sudó y triunfó en Gandía

Publicado por el ago 26, 2012

Compartir

Desde su trasplante de hígado Raphael no sólo se recuperó de una forma asombrosa sino que también rejuveneció convirtiéndose en al apasionado y entregado artista que hoy es y que puede con todo lo que le pongan por delante si le encuentran sobre un escenario. Artista de raza, el de Linares tiene una agenda que pocos pueden seguir, ni su propia familia aguanta ese ritmo trepidante, y es que su pasión por cantar y estar cerca del público es la mejor medicina que ha encontrado para seguir siendo el número uno. Este fin de semana lo ha tenido como a él le gusta, completito, sin tiempo para el descanso. El sábado actuó en Gandia, dentro de los conciertos del festival “El mar donde se unen las estrellas” poniendo punto y final a un verano que ha contado con las actuaciones de Isabel Pantoja, Estopa, Sergio Dalma y Serrat y Sabina. La noche de Raphael fue sin duda la que más aplausos se llevó por la manera que tiene de darse a su público, de no desaparecer nunca del escenario, de no dejar cuadros flamencos, o bailarines, o solos de guitarra para darse un respiro y cargar pilas. Raphael es incombustible, incansable, un cantante forjado en largas noches de actuaciones y muchos kilómetros de carretera, un devoto de la ovación y un primera espada. Por eso aguanta y hace que su público disfrute una vez más, dos, tres, cuatro y las que haga falta. En él los bises se multiplican de forma espontánea. Sus músicos lo saben y por eso ni se mueven cuando se supone que el concierto ha terminado. Eso no va con Raphael. Si le piden que vuelva regresa feliz, complacido y agradecido. Además tiene un repertorio para aguantar todo lo que quiera. En Gandía hizo un repaso a su carrera. Sus canciones de los años 60 firmadas por Manuel Alejandro, el compositor que le dio la gloria gracias al buen ojo de su representante Paco Gordillo que fue quien les unió. Hoy Gordillo no está ya para verlo y de ahí que el último disco de Manuel Alejandro para Raphael se lo dedicara a quien fuera su amigo, mentor y la persona que mejor supo conducir su carrera. De los 60 pasó a los 70, a los 80 y al 2012 con ese último trabajo. Momentos inolvidables que emocionan a su nuevo público, esos niños que van de la mano de sus padres y se quedan ojipláticos cuando le escuchan cantar “Payaso” o bailar “Escándalo” y que no pestañean cuando interpreta “Sexo sentido”. Son los nuevos “raphaelistas” junto a las fans de toda la vida, las que siguen su gira por España cargadas de posters y camisetas, y que corean cada una de sus canciones. En Gandía hubo hasta un grupo de admiradoras que habían viajado desde Rusia donde volverá a estar en breve. “Ya no estoy acostumbrado a cantar tan tarde” me dijo tras la gala en el camerino. A fin de cuentas empezó a cantar casi a medianoche, como en los viejos tiempos, cuando las salas de fiestas abrían sus puertas a la una de la madrugada.
En tonos claros frente a su clásico traje negro de escenario, Raphael está hecho todo un chaval. Y le encanta oírlo. ” Desde el trasplante no había vuelto a sudar y esta noche no he parado”, me confesó. Lógico. La humedad y el calor hicieron estragos en todos y él no se libró. Al día siguiente, hoy domingo, está en Benidorm donde recibe homenaje por el 50 aniversario de su victoria en el Festival de Benidorm. Una placa en la plaza que construirán en su honor será la manera de celebrar esa fecha. Feliz por el reconocimiento, el artista sonríe de verdad y se emociona al pensar que una noche más volverá a ser el de siempre. Qué gusto de hombre. Qué lujo de artista.

Compartir

ABC.es

Alerta Rosa. © DIARIO ABC, S.L. 2012

Hoy no es un día cualquiera. Pero mañana tampoco lo será. Ni pasado mañana. Aquí estamos para desmenuzar la trastienda y confesar los secretos del mundo rosaMás sobre «Alerta Rosa.»

Etiquetas


Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031