Haciendo las Américas (IV)

Publicado por el mar 25, 2012

Compartir

toyotacenter_400.jpg

Creo que esto del cambio horario va a pasarme factura. Acostumbrar al cuerpo a vivir en Los Ángeles, pero con el biorritmo de Madrid donde el flujo de información va a contracorriente, no debe ser bueno, pero uno que es un profesional lo lleva con estoica resignación. Bromas a parte, es cierto que trabajar con horarios cambiados no facilita las tareas. El organismo se resiente.

Hoy he estado en el Toyota Center, donde entrenan (los pocos días que el calendario les deja libre) Los Ángeles Lakers. La cancha forma parte de un gigantesco complejo con muchas pistas polideportivas, de hielo, piscina… donde hoy, por ser sábado, el lugar estaba abarrotado, y no precisamente por ver a los jugadores de los Lakers. Las ligas escolares son aquí una religión. Padres e hijos lo viven con igual pasión. Todo está cuidado al detalle, desde la vestimenta de los chavales a las instalaciones. Pocas veces falla algo. Los niños sueñan con ser Tebow, Kobe Bryant, LeBron James o Álex Rodríguez. Cualquier ídolo es válido y cualquier deporte también. La religión del deporte como meta cobra aquí una importancia gigantesca y por eso todo está tan profesionalizado.

Mientras Pau terminaba firmar unos balones y unas camisetas, he podido hablar con Ettore Messina. Se le ve feliz en Los Ángeles y así me lo ha afirmado. Charlar con él relajadamente unos minutos, sin la presión del escudo del Real Madrid de por medio, ha sido un placer. Aquí está volviendo a disfrutar del baloncesto lejos de la presión del banquillo. Como lo hacía 22 años atrás. Creo que le ha costado adaptarse, pero poco a poco se siente uno más del equipo, entiende su rol y ve resultados en forma del cariño de los jugadores. ¡Qué cosas!.

De lo que más me ha llamado la atención de su discurso ha sido el ejemplo que pone de todos y cada uno de los jugadores. Lo comprometidos que están. Lo bien que entienden su trabajo a pesar de los viajes, los partidos o el poco descanso. Saben que han de dar el máximo siempre a pesar de las dificultades.

Cuando ha terminado, Pau se ha acercado. Ha estado muy agradable conmigo, como siempre. Ver a los jugadores españoles en la NBA en su hábitat de trabajo, lejos de la algarabía de la península, te acerca más a la persona. “¿Te importa si hablamos en la sala de la televisión? Es que quiero ver a Marc, que está jugando con los Clippers”. La conversación fluye (podréis leerla mañana en el Diario ABC) por muchos derroteros, con un Pau relajado tras saber que se queda en Los Ángeles. Él hubiera ido donde fuera, también es un profesional, pero aquí está “feliz”, dice. Como yo, feliz de esta experiencia en Los Ángeles a pesar de los cambios horarios y los madrugones. Profesional que es uno. Esta noche toca ver a Marc y a los Grizzlies. Vuelven al Staples después de la paliza sufrida ante los Clippers, con la que Pau sufrió como el que más. Ya os contaré. Hasta mañana.

Compartir

ABC.es

Pasando por el aro © DIARIO ABC, S.L. 2012

El baloncesto es magia. Una mezcla de emociones difícil de superar. Aquí trataré de transmitir la pasión que siento por un deporte que te atrapa desde el primer momento... Más sobre «Pasando por el aro»

Por aquí pasamos por el aro

La entrada más popular

Mucho más que Nowitzki

107... Lee la entrada completa

Categorías
Etiquetas
enero 2017
L M X J V S D
« dic    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031