El «factor Navarro»

Publicado por el Aug 2, 2012

Compartir

Navarro_banquillo_400.jpg

Lesionado desde hace meses, Juan Carlos Navarro sigue siendo una incógnita para la selección. Pieza clave para el éxito del equipo, su fascitis plantar le mantiene alejado de las canchas, las cuales pisa de manera intermitente cuando el dolor se lo permite. Una incertidumbre que le ha perseguido durante toda la temporada y que amenaza con dejarle sin baloncesto durante una buena temporada.

España le necesita. Su liderazgo y desparpajo son únicos dentro de la selección. Un talento inimitable que se ha visto obligado a ver la mayoría de los partidos desde la barrera durante la preparación y que el pasado lunes volvió a quedarse en el banquillo. Fue en el mes de diciembre cuando comenzó a sentir los dolores en la planta de los pies. Ocho meses de sufrimiento, tal y como reconocía en una entrevista concedida a ABC hace unas semanas.

La lesión que sufre Navarro –fascitis plantar– es una de las más dolorosas y molestas que puede sufrir un jugador profesional. Requiere de un tratamiento conservador, con reposo prolongado, imposible de cumplir dentro de ese ritmo vertiginoso al que están obligados hoy en día los baloncestistas, que a su actividad cotidiana con los clubes unen la de las selecciones nacionales cada verano.

Este año, con Juegos Olímpicos de por medio, era imposible el parón para Navarro. Tampoco lo cumplió con el Barcelona (jugó infiltrado la final de la Liga Endesa contra el Real Madrid) y con la selección, aunque lo ha intentado, tampoco ha encontrado el respiro necesario.

Scariolo le ha mimado desde el primer día. Descanso, apariciones fugaces… todo iba sobre ruedas hasta que tocó forzar en el primer partido de los Juegos. ¡Crack! Un mal apoyo mandó toda la preparación al traste. Toca empezar de cero, pero sin tiempo para reaccionar. Mala noticia, la peor, para una selección muy tocada por las lesiones, que le necesita si quiere tener opciones de batir a Estados Unidos.

Hoy, ante la anfitriona (21.00 horas, La1 y ABC.es) , Navarro volverá a ver el partido desde la barrera. Sufrirá y protestará como hizo ante Australia, con la esperanza de poder reaparecer cuando lleguen los cruces. El camino hasta entonces habrá que recorrerlo sin el “factor Navarro”. Ganar a Rusia y a Brasil en los últimos dos encuentros del grupo para evitar a Estados Unidos en semifinales es el objetivo a cumplir sin el azulgrana.

En cuartos, sea contra quién sea, Navarro estará. Jugará con dolor o sin él. Con una pierna o con las dos. Sabe de su importancia en el equipo y se dejará el alma. Si se tiene que infiltrar, no tendrá problema, a pesar del riesgo de rotura que eso podría significar. Sacrificará el inicio de temporada con el Barcelona si es necesario. Todo en pos de una medalla que redondee un ciclo glorioso del baloncesto español.

Compartir

ABC.es

Pasando por el aro © DIARIO ABC, S.L. 2012

El baloncesto es magia. Una mezcla de emociones difícil de superar. Aquí trataré de transmitir la pasión que siento por un deporte que te atrapa desde el primer momento... Más sobre «Pasando por el aro»

La entrada más popular

Mucho más que Nowitzki

107... Lee la entrada completa

octubre 2017
M T W T F S S
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031