Indignación por la sentencia de 6 meses al violador de una joven inconsciente en Stanford

Publicado por el 9 09UTC junio 09UTC 2016

Compartir

 

Es muy posible que después de leer este texto hasta el final, tengan el corazón encogido y el estómago revuelto.

La controvertida decisión del juez de California, Aaron Persky, continúa levantando oleadas de ira y rabia en Estados Unidos: 6 meses de cárcel para Brock Turner, el estudiante de la universidad de Stanford que agredió sexualmente a una joven inconsciente en 2015. Finalmente cumplirá apenas 3 meses de prisión. La fiscalía pedia 14 años por tres cargos de intento de violación, penetración de una persona intoxicada con un objeto extraño y penetración sexual de una persona inconsciente. “Una sentencia de cárcel habría tenido un impacto irreversible en él. No es un peligro para otras personas”, dijo Persky, que basó su decisión en las muestras de arrepentimiento, la falta de antecedentes y la juventud de Turner, de 20 años y estrella de atletismo en la universidad. También consideró la petición del padre del joven, que aseguró durante el juicio que su hijo no merecía ir a la cárcel y pagar “un precio altísimo por 20 minutos de acción”, debidos al alcohol y la promiscuidad, “tras los que la vida de su hijo nunca volverá a ser la que soñó y trabajó duro para lograr.”

La vida de la víctima seguro que no volverá a ser la misma. Los hechos sucedieron en enero de 2015. Brock Turner conoció a la joven de 23 años, cuya identidad no se ha hecho pública, en una fiesta universitaria, en la que ambos habían consumido alcohol. Según Turner, decidieron entonces ir a su habitación y ella perdió el conocimiento a mitad de camino. Dos estudiantes suecos, Carl Arndt y Peter Jonsson, paseaban en bici por la zona y vieron detrás de un contenedor de basura a Turner encima de la joven semidesnuda. Decidieron parar, sin saber muy bien qué estaba pasando. Gritaron al joven, que se puso en pie. Se dieron cuenta de que ella no se movía. Turner salió corriendo, Jonsson le detuvo y llamaron a la policía. En este caso había testigos. Otras veces, ni siquiera eso.

La fiscalía ha hecho pública la carta que la víctima le escribió a su violador para el juicio. Sus palabras han sacudido la conciencia de un país que se enfrenta a un grave índice en aumento de agresiones sexuales en la Universidad. 14 páginas en las que relata el horror de lo vivido aquella noche, en la que fue a una fiesta acompañando a su hermana. Con 23 años, ya había terminado sus estudios. De camino bromeaban, porque llevaba una rebeca demasiado grande y sería la más vieja de la fraternidad.

“No me conoces, pero has estado dentro de mí, por eso estamos aquí ahora”, empieza la carta. “Bajé la guardia y bebí demasiado rápido, sin tener en cuenta que mi tolerancia había disminuído significativamente desde la universidad”, explica la joven. “Lo siguiente que recuerdo es que estaba en un hospital, tendida en una camilla. Tenía sangre seca y vendajes… Un policía me explicó que había sido atacada”, continúa.

“Después de varias horas, me dejaron ir a ducharme. Me quedé allí examinando mi cuerpo, bajo el chorro del agua, y decidí que ya no lo quería. Estaba aterrorizada de él, no sabía que había estado dentro, si había sido infectado, qué lo había tocado. Quería despojarme de mi cuerpo y dejarlo allí en el hospital, con todo lo demás. Todo lo que me dijeron es que fui encontrada detrás de un basurero, potencialmente penetrada por un extraño”, cuenta la joven. No quiso hablar de lo ocurrido con su hermana. Ni con su novio. Ni su familia. Tardó meses en enfrentarse a los detalles de la agresión. Se enteró leyendo la prensa. “Supe lo que me sucedió al mismo tiempo que el resto del mundo.”

“Dijiste que ir borracho no te hizo tomar la mejor decisión, ni a mí tampoco. El alcohol no es una excusa. ¿Es un factor? Sí, pero el alcohol no fue el que me desvistió, me tocó con sus dedos y arrastró mi cabeza por el suelo mientras estaba prácticamente desnuda”, concluye la agredida con un mensaje a las chicas de todo el mundo. “Nunca dejéis de luchar. Estoy con vosotras.”

Los apoyos a la joven llueven desde todos los rincones del planeta. Se han recogido alrededor de un millón de firmas de todo el mundo en protesta a la sentencia “condescendiente” del juez. Insitituciones, medios, familias, hombres y mujeres recuerdan una máxima elemental: si no hay consentimiento, es violación. Con todas las consecuencias. Y el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, le ha escrito a la víctima una emocionante carta abierta. “Estoy lleno de ira. Mucha gente te ha fallado. Tu valentía me ha dejado sin aliento. No sé tu nombre, pero tus palabras se ha grabado para siempre en mi alma, palabras que deberían ser de obligatoria lectura para hombres y mujeres de todas las edades.”

Y sí, deberían serlo.

Compartir

ABC.es

El balcón de Truman © DIARIO ABC, S.L. 2016

(El histórico añadido de la residencia presidencial, rincón favorito de los Obama en la Casa Blanca, es el privilegiado mirador desde el que los presidentes de Estados Unidos observan Washington al caer la tarde...) Más sobre «El balcón de Truman»

Categorías