Maulboyheenner y los aborígenes rebeldes

Maulboyheenner y los aborígenes rebeldes

Publicado por el feb 5, 2014

Compartir

Maulboyheenner tenía una misión: civilizar a los aborígenes australianos. Fue el mismo Protector de los Aborígenes, George Augustus Robinson, quien le encomendó la tarea. Robinson había obtenido el rango gracias a un nombramiento de alguien que a su vez había sido nombrado por alguien. Y así hasta llegar a la mismísima cima del imperio británico.

Corría el año 1841 y Australia era todavía una tierra semi-salvaje a ojos de los británicos cuanto Maulboyheenner fue capturado en Tasmania, su tierra natal. Siguiendo un razonamiento que escapa toda lógica, los conquistadores juzgaron los aborígenes de la isla de Tasmania, al sur este de Australia, más duchos en los entresijos de la civilización que sus vecinos de tierra firme.

Con este objetivo, Maulboyheenner, Tunnerminnerwait y tres mujeres, Pyterruner, Truganini y Planobeena, fueron llevados a la fuerza al pequeño asentamiento que hoy es Melbourne.

Claro que en lugar de evangelizar a los aborígenes locales, optaron por asaltar ranchos y granjas en las afueras de Melbourne. Evitando muertes innecesarias, robaban pistolas y fusiles con un objetivo muy claro: organizar la resistencia armada y echar de allí a la fuerza invasora.

La aventura duró ocho semanas. Durante este tiempo, los cinco rebeldes irrumpieron en un sinnúmero de fincas, hirieron a cinco colonos y mataron a dos balleneros, Cook y Yankee.

Cuentan las crónicas de la época que, ante la noticia, un escalofrío de terror recorrió el espinazo del imperio. Hasta el momento y salvo honrosas excepciones, los aborígenes australianos se habían limitado a dar la bienvenida a los invasores y a morir de forma masiva y conveniente, víctimas de las enfermedades europeas.

El imperio envió tras ellos tres batallones militares, policías, milicias urbanas de colonos y aborígenes rastreadores.

Maulboyheenner y los aborígenes rebeldes llegaron encadenados a Melbourne el 21 de Noviembre de 1841. Los tres fueron muy británica y civilizadamente acusados de asesinato. Unos días más tarde, el jurado condenó a muerte a cuatro de ellos, aunque el juez tuvo la amabilidad de absolver a las tres mujeres en el último minuto.

Los dos hombres fueron ahorcados el 20 de enero de 1842 en la esquina de la calle Franklin con Bowen, en Melbourne. Murieron ante la mirada atenta de unas 5.000 personas. Fue la primera ejecución pública de la historia de Melbourne, aunque no la última.

Maulboyheenner y Tunnerminnerwait descansan en el antiguo cementerio de Melbourne, que en su día fue cubierto de cemento y reconvertido en el Queen Victoria Market, un mercadillo que lleva el nombre de la antigua soberana del imperio y en el que los turistas pasean distraídos entre baratijas aborígenes Made in China mientras escuchan a los vendedores cantar las excelencias de las berenjenas en voz penetrante teñida de notas árabes.

Compartir

ABC.es

Australia © DIARIO ABC, S.L. 2014

Antípodas es una zambullida a un mundo al revés, una historia continua. El retrato animado de una Australia de contrarios absolutos. Más sobre «Australia»

Calendario

febrero 2014
L M X J V S D
« ene   mar »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
2425262728  

Categorías

Categorías
Etiquetas