Los Walter Whites de Australia

Los Walter Whites de Australia

Publicado por el oct 1, 2013

Compartir

Hoy el mundo habla de dos cosas: el cierre del Gobierno estadounidense y el último episodio de Breaking Bad. Permítanme que hable de lo segundo. Lean tranquilos, que este artículo no contiene spoilers.

Australia está preocupada. La tasa de paro ha alcanzado el 5.8% y el crecimiento del Producto Interior Bruto del último año financiero fue del 2.5%. Terrible, lo sé. Además, se han disparado la fabricación y el consumo de metanfetaminas.

Esto último lo confirman un par de estudios hechos públicos al hilo de los últimos capítulos de Breaking Bad, una serie cuyo protagonista es un profesor de química de instituto que decide montar un laboratorio para fabricar metanfetamina cuando le diagnostican cáncer de pulmón.

En el Estado de Victoria las llamadas a ambulancias por cuestiones relacionadas con este tipo de droga aumentaron un 318% entre junio de 2010 y junio de 2012. En concreto, pasaron de 130 a 590.

En Nueva Gales del Sur, la policía encuentra una media de dos laboratorios a la semana y este año lleva ya 86.

Además, el consumo de metanfetaminas está más extendido en Australia que en Inglaterra o Estados Unidos. Al menos un 2.5% de australianos mayores de 13 años consumió esta droga en 2012, según un estudio.

Investigadores y oficiales de policía no han tardado en cuestionar el papel de la popular serie de Vince Gilligan en este asunto.

“Parece un capítulo de Breaking Bad, con las explosiones que hemos tenido en Barden Ridge y una más la pasada noche”, aseguraba un oficial de policía de Nueva Gales del Sur.

Más prudente, el director de la Australian Drug Foundation sugería que la serie podría ser una de las causas del aumento de la popularidad de esta droga sintética.

Cualquiera que haya estado en Australia y que a la vez siga las correrías de Walter White y su socio Jesse Pinkman sabrá que este es el lugar perfecto para montar un laboratorio de metanfetaminas.

De hecho, el Outback australiano es incluso mejor que el desierto de Albuquerque: una extensión yerma del tamaño del continente europeo salpicada de minas abandonadas y almacenes destartalados que en su día fueron el decorado ideal para películas de terror adolescente.

Pero más allá del tirón mediático que tiene estos días cualquier referencia a Breaking Bad, conviene recordar que Australia es uno de los países del mundo con un control más estricto sobre el tráfico ilícito de drogas.

La dificultad y el coste de hacer llegar productos como la cocaína o el cannabis al continente insular facilitan la aparición de pequeños laboratorios de droga. Tampoco hay que olvidar la popularidad del DIY o Do It Yourself (hazlo tú mismo). Si la gente se lanza a hacer sus propios cupcakes o su propia cerveza, ¿por qué no su propia droga?

Por supuesto, fabricar droga no es cosa de niños y buena parte de estos experimentos acaban en tremendas explosiones o con los “cocineros” intoxicados. ¿Un consejo? Renuncien a ser Walter White, siéntense en el sofá, pongan play y disfruten de la serie.

Y si ya la han visto hasta el final, no lloren, que todavía nos queda Homeland.

Compartir

ABC.es

Australia © DIARIO ABC, S.L. 2013

Antípodas es una zambullida a un mundo al revés, una historia continua. El retrato animado de una Australia de contrarios absolutos. Más sobre «Australia»

Calendario

octubre 2013
L M X J V S D
« sep   nov »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Categorías

Categorías
Etiquetas