Los golpes bajos de la política australiana

Los golpes bajos de la política australiana

Publicado por el jun 28, 2013

Compartir

Las últimas horas en la política australiana han sido tan frenéticas que ya hay quien compara lo sucedido con Juego de Tronos.

Lo cierto es que la lucha cainita por el poder en el seno del Partido Laborista australiano obedece la máxima de “vencer o morir” que siguen los personajes de la saga de George R. R. Martin.

Estos son los protagonistas del “Juego de Tronos” australiano

 

Kevin Rudd

kevin-rudd

El nuevo primer ministro australiano ya fue primer ministro entre 2007 y 2010. En 2010, aprovechando una caída de la popularidad de Rudd, Julia Gillard convocó un voto de confianza en el seno del partido, venció y desbancó a Rudd.

El miércoles, Rudd le devolvió el golpe a Gillard con la misma fórmula. Como en Australia el primer ministro es siempre el líder de su partido y viceversa, Rudd es ahora primer ministro, líder del Partido Laborista y candidato a las próximas elecciones generales.

Durante los tres años que fue primer ministro, Rudd se las apañó para cabrear a senadores, ministros y miembros de su equipo. Algunas de los adjetivos más amables que le han dirigido sus colegas son “egoísta”, “disfuncional”, “ególatra” y “saboteador”.

Además, ejerció una oposición feroz contra Gillard y se le acusa de filtrar información a la prensa que ha minado la legislatura del Gobierno laborista.

Pero los votantes le adoran. Falta por ver si le quieren lo suficiente como para auparlo de nuevo al puesto de primer ministro en las próximas elecciones federales.

 

Julia Gillard

100624_julia_gillard

La primera mujer al frente del gobierno australiano no lo ha tenido fácil. Su legislatura será recordada por la famosa diatriba en el Parlamento en contra de la misoginia, dirigida a su rival en el Partido Liberal, Tony Abbot.

Pero por desgracia, durante los últimos tres años tampoco han faltado los ataques gratuitos de tono descaradamente machista a su condición de mujer.

El Partido Liberal, su propio partido y los medios de comunicación se han encargado de asegurar una de las legislaturas más turbulentas de la historia de Australia. Entre escándalos, denuncias e insultos, Gillard no ha tenido ni un solo minuto para gobernar en paz.

A pesar de todo, parece que la suya ha sido la legislatura más productiva de la historia de Australia.

 

Tony Abbott

03fc5a56-8fd2-11e1-89e3-02af79055de5_A68C3309lighter--646x363

El favorito para ganar las próximas elecciones generales es un político controvertido del que se ha dicho que tiene “un problema con las mujeres”. De hecho, Julia Gillard no dudó en llamarle misógino a la cara en plena sesión parlamentaria.

Tony Abbott está a favor de bajar los impuestos y adelgazar el gobierno, en contra del matrimonio gay, de endurecer la ley del aborto, los controles fronterizos y la llegada de exiliados a Australia.

Su tono es tan agresivo que se ha ganado los apelativos de “todo oposición y nada de líder” y “el cura loco”, en referencia a un breve período de tiempo pasado en el seminario.

 

Bill Shorten

913567-bill-shorten

Shorten es ministro de Finanzas y Superannuation (el sistema de pensiones australiano). Es probablemente uno de los únicos miembros del Partido Laborista con una visión de futuro más allá de las luchas cainitas por el poder.

Shorten ha sido uno de los defensores más acérrimos de Gillard, pero en esta última votación optó por Rudd. El ministro aseguró que cambió su voto “por el bien del partido”, pero no faltan quienes le acusan de apostar por el caballo ganador.

En todo caso, no faltan quienes ven a Shorten como el futuro líder laborista de Australia.

Compartir

ABC.es

Australia © DIARIO ABC, S.L. 2013

Antípodas es una zambullida a un mundo al revés, una historia continua. El retrato animado de una Australia de contrarios absolutos. Más sobre «Australia»

Calendario

junio 2013
L M X J V S D
« may   jul »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Categorías

Categorías
Etiquetas