Rugby, puños y titanes

Rugby, puños y titanes

Publicado por el jun 11, 2013

Compartir

Nadie sabe muy bien por qué Paul Gallen la emprendió a puñetazos con Nate Myles la semana pasada, pero a los 80.000 espectadores que abarrotaban el estadio olímpico de Sídney les pareció una idea muy acertada.

La multitud apelotonada en torno al campo de rugby rugió como un solo hombre cuando Gallen, un monstruo de 1’80 metros de alto y 103 kilos de peso, se lanzó sobre Myles –1’87 y 105 kilos.

Gallen, que antes jugar a rugby era boxeador, le asestó dos derechazos certeros a la mandíbula y tuvo tiempo de machacarle el pecho con una serie de golpes rápidos antes de que sus compañeros los separaran.

En el estadio, el público bramaba enloquecido ante el espectáculo sobrecogedor y fascinante de los dos seres titánicos atizándose bofetones formidables.

Eso sí, ninguno de los jugadores fue expulsado y el juego continuó como si nada.

Era el primer partido del State of Origin, la competición de rugby australiano en que, durante tres partidos, los jugadores regresan a la selección del estado donde jugaron por primera vez.

El State of Origin suscita tanta excitación en Australia como un Barça – Madrid en España. Se enfrentan siempre Nueva Gales del Sur y Queensland, los dos estados donde el rugby australiano levanta más pasiones.

Además, este año los ánimos están más calientes de lo habitual. Queensland ha ganado las siete últimas ediciones y Nueva Gales del Sur está empeñada en llevarse el trofeo.

Tras la pelea, el entrenador de Nuega Gales del Sur salió a favor de su jugador: “No tengo que contaros algunas de las cosas que (Nate Myles) ha hecho a nuestros jugadores”, dijo.

“No queríamos que nos intimidaran más. Eso es todo. Ya han abusado suficientemente de nosotros y alguien tenía que hacerle frente”.

Nueva Gales del Sur venció en el primer encuentro. Pero resultados a parte, el momento más comentado fue el enfrentamiento entre Myles y Gallen. No porque fuera excepcional, sino porque era el momento que el público estaba esperando.

En efecto, no hay partido del State of Origin que no acabe a bofetones. La magia del torneo es haber sabido despojar el deporte de todo subterfugio, haberlo reducido al mínimo y haber sabido proyectar el foco sobre lo verdaderamente excitante de la competición: las ostias como panes.

Aun así, el State of Origin no deja de ser un deporte y también sobre esto tienen normas muy claras los antípodos. Al terminar el partido y tras haberse atizado sin cuartel, los gigantes vuelven a sus respectivos equipos sin inmutarse y con la ilusión de que todavía les quedan otros dos partidos por pelear.

Compartir

ABC.es

Australia © DIARIO ABC, S.L. 2013

Antípodas es una zambullida a un mundo al revés, una historia continua. El retrato animado de una Australia de contrarios absolutos. Más sobre «Australia»

Calendario

junio 2013
L M X J V S D
« may   jul »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Categorías

Categorías
Etiquetas