El paro baja… en Australia

Publicado por el may 10, 2013

Compartir

Australia vuelve a respirar tranquila después de un mes de desasosiego. La tasa de paro bajó en abril. Un mes antes, en cambio, el paraíso antipódico contemplaba con preocupación cómo el desempleo subía dos décimas y alcanzaba el 5.6% de la población activa.

Fue, lo crean o no, el peor dato de los últimos tres años. El paro no era tan alto en Australia desde septiembre de 2009, cuando alcanzó la cifra récord de 5.7%. (España, en cambio, cerró 2009 con un 18.8% de parados y los medios lo calificaron de “drama”).

Ha sido un mes de agitación tertuliana e inquietud de analistas y políticos preguntándose sobre el significado real del aumento del 0.2% en el paro. ¿Está siguiendo Australia la senda diabólica del sur de Europa? ¿Puede darse por obsoleto el estatus de paraíso antipódico?

Los últimos datos del desempleo zanjan el debate y el bullicio entorno a la cuestión. En abril, el paro volvió a bajar en Australia y se situó en el 5.5%. El paraíso antipódico volvió a serlo y creó 50.100 nuevos empleos, triplicando las previsiones de los economistas.

La cuestión tiene consecuencias un tanto exóticas. Los datos positivos en el empleo no hacen más que fortalecer el ya de por sí fuerte dólar australiano, lo que hace menos competitivas las empresas antipódicas en el mercado internacional.

En un intento de frenar el ascenso imparable del valor de la moneda australiana, el Banco Central redujo esta semana los tipos de interés del 3% al 2,75%, una medida sin precedentes… e inútil.

La moneda casi ha recuperado su valor original tras los datos positivos del paro. No quiero imaginar la cara del gobernador del Banco Central, Glenn Stevens; al pobre hombre le faltó resplandecer cuando anunció la medida hace tres días.

La otra persona que tiene todas las de perder con la subida del empleo es la primera ministra, Julia Gillard. La líder laborista lleva semanas intentando dar un giro a los datos que predicen una derrota contundente en las elecciones de septiembre y ha adoptado el empleo y la inmigración como bandera.

Gillard defiende restringir la concesión de visados de trabajo a extranjeros cualificados con el sempiterno discurso -cansino por tópico- de “el paro sube, ellos nos quitan el trabajo”.

Ahora que el paro ha dejado de subir, Gillard tendrá que rendirse ante los hechos y admitir que Australia, en realidad, va muy bien, incluso demasiado bien. Y al parecer, ir demasiado bien es casi tan malo como ir demasiado mal. O al menos, eso dicen en las antípodas.

¿Qué es peor, ir demasiado bien o ir demasiado mal?

Cuéntalo en los comentarios

Compartir

ABC.es

Australia © DIARIO ABC, S.L. 2013

Antípodas es una zambullida a un mundo al revés, una historia continua. El retrato animado de una Australia de contrarios absolutos. Más sobre «Australia»

Calendario

mayo 2013
L M X J V S D
« abr   jun »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Categorías

Categorías
Etiquetas