Pensionistas

Publicado por el abr 5, 2013

Compartir

superlopez_dentro

En 1992 el Gobierno australiano se dio cuenta de que en unos años habría más trabajadores retirados que trabajando y dedujo que pronto los impuestos de los trabajadores no alcanzarían para pagar la pensión de los jubilados. Haciendo gala de una visión de futuro inaudita, las autoridades decidieron tomar cartas en el asunto.

El Gobierno de entonces –laborista, o de izquierdas, para más señas- decidió que las pensiones irían a cargo de la única institución sólida y estable que jamás se hundirá: la empresa privada.

Para más seguridad, establecieron que las pensiones irían a cargo no de una, sino de varias empresas. Y para imprimir a la medida un toque de modernidad, la llamaron superannuation.

Así, los trabajadores en Australia contribuyen obligatoriamente con un 9% de su salario a un fondo de pensiones privado de su elección que bloquea el dinero hasta el día de su jubilación.

Hoy, los fondos de pensiones gestionan un total de 1.3 billones de dólares; lo equivalente a la totalidad del PIB de Australia, la decimosegunda economía mundial.

Además, el ritmo de crecimiento actual indica que el volumen de capital depositado en fondos de pensiones alcanzará el 200% del PIB en solo diez años.

La ingente cantidad de dinero que los trabajadores inyectan cada año a sus fondos de pensiones fluye veloz por los canales del sistema financiero. Las contribuciones se invierten en infraestructuras, en bolsa, bonos del estado o en las divisas que permiten mantener el dólar australiano como una de las monedas más fuertes del mundo.

Con 450.000 fondos de pensiones, 18.000 consultorías financieras, miles de fondos de inversión, varias agencias de calificación, reguladores, asociaciones, inversores y consumidores, el sistema financiero australiano es uno de los más sólidos y sofisticados del mundo.

Mientras la crisis económica sacudía el mundo –y, sí, también las titánicas empresas mineras australianas- el dinero seguía fluyendo en las antípodas y la bolsa y las instituciones financieras resistían el envite.

Entre 2008 y 2010, los antípodos miraban extrañados a su alrededor y se preguntaban por qué el rendimiento de sus inversiones caía. No es que no entendieran lo que pasaba, es que nunca antes habían sufrido pérdidas.

Nunca antes la bolsa se había desplomado en el país de la superannuation, ese sistema supersónico ideado por un gobierno de izquierdas para asegurar una vejez tranquila a sus conciudadanos.

Compartir

Anterior

Siguiente

ABC.es

Australia © DIARIO ABC, S.L. 2013

Antípodas es una zambullida a un mundo al revés, una historia continua. El retrato animado de una Australia de contrarios absolutos. Más sobre «Australia»

Calendario

abril 2013
L M X J V S D
    may »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Categorías

Categorías
Etiquetas