Rummenigge, ¿seguirá hoy despreciando al Atlético?

Rummenigge, ¿seguirá hoy despreciando al Atlético?

Publicado por el 29 de septiembre de 2016

Compartir

Hubo un tiempo no tan lejano donde Europa no arribaba en la ribera del Manzanares. Asumámoslo, casi quince años alejados de la máxima competición son una losa difícil de levantar. A todos nos ha pasado alguna vez. Un día estás y al día siguiente no estás. Y pasa el tiempo y dejas de estar. Desapareces poco a poco de los periódicos, en televisión solo importas si detrás hay una nueva debacle y en los bares cuesta encontrar más de diez personas interesadas en el enésimo tropiezo de turno, siete días después de volver a imaginar el ansiado salto de mitad de tabla a la parte trasera del vagón europeo. Así entró el Atlético en el siglo XXI y no pasa nada por reconocerlo.

Así entró… como decíamos, y así salió, con noches como la de ayer, ganando al todopoderoso Bayern como el que acude a un supermercado, coge lo que quiere, pasa por caja —esta vez le toco a Godín— y se lo lleva en la bolsa. Una nueva afrenta pensará Rummenigge, quien a estas alturas debe soñar cada noche con aquellas palabras que dejó tras el cruce de octavos de la pasada edición: «Si uno repasa partidos como el del Atlético de Madrid y el PSV o el de Wolfsburgo contra el Gante se ve la diferencia de calidad frente a la Juventus, que ahora está eliminado». O con estas otras, hace un par de temporadas: «Lo que menos me hubiera gustado habría sido tener que jugar contra el Atlético, el fútbol tiene que ver con la alegría y el espectáculo y eso es algo que ese club no defiende». Elijan la cita que más les guste y ya tienen chiste para la próxima comida familiar.

Si frente al Bayern de Pep el Atlético ganó con una gran dosis de oficio, contra el de Carlo salió victorioso en casi todas las facetas del juego: 1 gol; 2 balones al poste; 116,5 kilómetros recorridos por 108,0 de los alemanes. Aunque tuvo menos posesión (37 por ciento de los locales por 63 de los visitantes) generó más ocasiones: 16 disparos, 5 de ellos a puerta, por 13 de su rival y solo 4 entre los tres palos. Ni siquiera el mantra de equipo duro acompañó esta vez a los críticos: 13 faltas cometidas por 17 recibidas, 1 tarjeta amarilla en su haber por 4 munichesas. Juzguen ustedes mismos. O mejor aún, lean la reacción de un resignado Rummenigge horas después de abandonar el Vicente Calderón: «No tiene sentido hacer un drama de esto».

Compartir

ABC.es

La pizarra de Simeone © DIARIO ABC, S.L. 2016

Invierno de 2011. Un pibe de rostro familiar toma el mando de la desdibujada nave colchonera. Otro bandazo más con destino a la inevitable deriva que plantea cada año la venta de tus mejores tripulantes. Más sobre «La pizarra de Simeone»

Categorías
Etiquetas
septiembre 2016
L M X J V S D
« ago    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930