Señor Garitano, si va a cometer un fraude, al menos no lo diga

Señor Garitano, si va a cometer un fraude, al menos no lo diga

Publicado por el 26 de septiembre de 2016

Compartir

No seré yo quien justifique el intercambio de golpes entre un periodista y Gaizka Garitano en la rueda de prensa posterior al encuentro entre Atlético y Deportivo. Ni quiero, ni tengo por qué hacerlo. En la universidad de la vida, respeto es de primero de carrera. O si me apuran, hasta de prueba de acceso. Es por tanto precisar que estas líneas no tienen por objetivo el cabreo de un entrenador obligado a repeler según qué comentarios. Que nadie se lleve a engaños. Pero señor Garitano, tampoco nos tome por tontos. A preguntas duras no valen respuestas estúpidas:

- ¿Y en cuánto a las pérdidas de tiempo?

- «Si quieres con diez en vez de perder tiempo sacamos rápido. Ellos también pierden tiempo cuando ganan».

Por supuesto que sí. Perder tiempo forma parte del fútbol, igual que tirarse al césped o fingir una agresión. Es parte del juego. No sé si de ese mismo juego que cada día aprenden infinidad de niños, pero parte al fin y al cabo. Señor Garitano, no tengo ni idea de cuál fue la consigna poco antes de que su equipo saltara al Vicente Calderón. Tampoco si considera lícita una acción fuera del reglamento solo por el mero hecho de que su rival también la haga. Allá cada cual de puertas para dentro. Ahora bien, lo que no es de recibo es que usted reconozca a bombo y platillo que con diez el Deportivo comenzó a perder tiempo.

Primero porque no es verdad, puesto que desde el primer saque de puerta, es decir, con once en el campo, German Lux ya mostraba una parsimonia fuera de lo normal. Y segundo, porque aunque sí lo fuera, son miles los aficionados —incluidos algunos de su equipo— que han pagado una entrada para ver un partido de fútbol. Para que la pelota ruede y el dinero de la entrada quede justificado. Señor Garitano, en un tiempo marcado por precios desorbitados y horarios infames, debería pensar si un calentón justifica una falta de respeto que ninguno de los 53.000 espectadores presentes merecía. Bajo ningún concepto.

Compartir

ABC.es

La pizarra de Simeone © DIARIO ABC, S.L. 2016

Invierno de 2011. Un pibe de rostro familiar toma el mando de la desdibujada nave colchonera. Otro bandazo más con destino a la inevitable deriva que plantea cada año la venta de tus mejores tripulantes. Más sobre «La pizarra de Simeone»

Categorías
Etiquetas
septiembre 2016
L M X J V S D
« ago    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930