Y Torres por fin ganó al Real Madrid…

Y Torres por fin ganó al Real Madrid…

Publicado por el 8 de enero de 2015

Compartir

Y lo hizo delante de toda su gente. Aquellos que un día caluroso de verano tuvieron que guardar sus lágrimas en un cajón y mirar hacia delante. El «Niño», nuestro «Niño», se había marchado y el vacío que dejaba era inmenso. ¿Qué sentido tenía entonces ser del Atlético de Madrid? Si aquel chico rubio, con ninguna razón lógica para seguir vistiendo la rojiblanca, había dejado atrás a miles de ilusos que crecieron con una pasión forjada en lo más hondo del corazón. ¿Qué importaba arrastrar el escudo temporada tras temporada? Si ahí estaba Torres para demostrarles y demostrarnos que no hay mayor victoria que la fidelidad y el sentido de pertenencia a un club que más que vida… lo que posee es alma.

El fútbol no se mide por victorias, ni siquiera por títulos. Si fuera así, ¿cuántos aficionados estarían lejos del ratio Madrid-Barcelona? No, no es esa la cuestión. Ni el cabezazo de Godín en el Camp Nou, ni el penalti fallado por Hasselbaink en Oviedo, ni los años donde lo único que nos sostenía era un joven pecoso con cara de no haber roto un plato en su vida. Lo realmente importante, vital, hermoso, son las emociones que recoge cualquier grada de cualquier estadio de fútbol. A ver si ahora se van a creer que perdemos tiempo y dinero por un juego de millonarios, donde once tipos pelean contra once por meter una pelota en la portería.

Les confesaré algo. Después de más de media vida siguiendo al Atlético allá por donde juega aún no sé por qué lo hago. No hay ninguna explicación lógica. Igual que los veranos en los que Torres decía que se quedaba sin más razón que su propio orgullo. Por eso ayer, el «Niño» que por fin ganó al Real Madrid, ya no era el niño que fallaba cuatro penaltis seguidos y nos sacaba del asiento para presumir de que nada de eso tenía importancia. Ahora todo ha cambiado, como lo ha hecho el club al que amamos sin encontrar un motivo. El motivo es la vida que hemos elegido y eso, ni ganar o perder mil derbis, va a separarnos de ello.

Compartir

ABC.es

La pizarra de Simeone © DIARIO ABC, S.L. 2015

Invierno de 2011. Un pibe de rostro familiar toma el mando de la desdibujada nave colchonera. Otro bandazo más con destino a la inevitable deriva que plantea cada año la venta de tus mejores tripulantes. Más sobre «La pizarra de Simeone»

Categorías
Etiquetas
enero 2015
L M X J V S D
« dic   abr »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031