La batalla de Mourinho, la guerra de Simeone

La batalla de Mourinho, la guerra de Simeone

Publicado por el 23 de abril de 2014

Compartir

Para ser justos, el primer asalto en el Vicente Calderón se lo llevó el Chelsea. No en el resultado, ni mucho menos en el juego, pero si en la recompensa. Los «blues» viajaron a Madrid con la única idea de echar el candado a su portería y trasladar la eliminatoria a su feudo, donde se ven moralmente superiores. Los millones gastados obligan, y entretanto la paciencia inglesa exigirá cabezas si la disposición táctica mostrada cruza El Canal de la Mancha como primera opción para la vuelta. Aunque digan que hay mil maneras de entender el fútbol, dudo que alguien posea los argumentos necesarios para justificar el sacrilegio de llevar en el equipaje un «Chivas Royal Salute 38 Years Old» y decidir mezclarlo con Coca-Cola.

Mourinho venció a los puntos y poco más. Llevó el partido a donde quería disfrazando a finos pianistas en vulgares peones. El papel de jugadores como William o Ramires reconvertidos en laterales para tapar las subidas de Filipe Luis y Juanfran mostraba a las claras el planteamiento del portugués. Si bien la maraña defensiva desarboló a un Atlético de Madrid demasiado incómodo en la tarea de abrir espacios para Diego Costa, la imagen más taciturna nos iba a trasladar a aquellos años donde un todavía imberbe Fernando Torres tenía que batirse en solitario contra toda la defensa rival. Esta vez volvió a hacerlo por orden expresa de su entrenador. Detalles de equipo menor que dejan en el Chelsea un peaje demasiado caro si finalmente sus tropas no logran superar la eliminatoria.

Con todo por decidir, Simeone sabe que esta guerra dura 180 minutos. O quizás más, si el tedio se traslada a Stamford Bridge. Visto el plausible dominio inglés en los balones aéreos, el técnico argentino deberá dar con la fórmula para filtrar pases a la espalda de la defensa y poder explotar la velocidad de sus delanteros. Por ahí, la presencia de un pelotero como Arda Turan o Diego se antoja imprescindible. La baja de Gabi obligará a Tiago y Mario Suárez a multiplicar esfuerzos, mientras que Koke deberá coger más protagonismo en la conducción del ataque rojiblanco. Tras comprobar como Raúl García pinchó varias veces en hueso al emparejarse con Terry y Cahill, podría ser la ocasión perfecta para un David Villa curtido en este tipo de escenarios.

Muchos interrogantes y una sola certeza: el «Cholo» no saldrá a especular. No es su estilo, por más que intenten asemejar su método al de «Mou». Ayer, a diferencia de su rival, el Atlético quiso, pero no pudo. Ya veremos el próximo miércoles. A unas malas, tanda de penaltis. Courtois volvería en verano a Londres, pero haciendo escala en Lisboa.

Compartir

ABC.es

La pizarra de Simeone © DIARIO ABC, S.L. 2014

Invierno de 2011. Un pibe de rostro familiar toma el mando de la desdibujada nave colchonera. Otro bandazo más con destino a la inevitable deriva que plantea cada año la venta de tus mejores tripulantes. Más sobre «La pizarra de Simeone»

Categorías
Etiquetas
abril 2014
L M X J V S D
« mar   may »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930