Vuelve Eugenio d’Ors, el crítico

Vuelve Eugenio d’Ors, el crítico

Publicado por el Mar 21, 2014

Compartir

En esto del arte, como en la vida misma, resulta más que recomendable la vuelta a los orígenes. Eugenio d’Ors es uno de los mejores críticos de arte de las vanguardias y la editorial Elba sus artistas del siglo. Sepan lo que pensaba de Cézanne a Rodin, sin olvidar a Picasso.

Picasso: Puede, cronológicamente, considerarse como el primer pintor moderno, cuyas obras, exentas de realismo, exentas de dinamismo, constituyen un puro espectáculo intelectual.

Cézanne: Para una figura como la del pintor de Aix no hay término medio: una vez admitido en el Olimpo, el que le corresponde  es el primer lugar. Si, a los ojos de los artistas modernos, vale como un maestro, conviene que sea un maestro total.

Carlo Carrá: Carrá ha representado para el arte contemporáneo de Italia lo que para el nuestro la figura de Joaquín Sunyer: el que trajo las gallinas.

Marc Chagall: A mí, he de confesarlo, aunque la cosa no hable en mi favor, todo esto me repugna. Mi ideal del arte, como mi ideal de la vida, está en el polo opuesto.

Juan Gris: Por el momento ya puede decirse que, dentro de los límites de una escuela y en la hora de su desarrollo, Juan Gris ha sido el artista más dogmático, y, desde luego, el más puro. Tal vez únicamente Braque podría rivalizar con él en este respecto. A cien leguas de ellos ha estado Picasso, el impuro, el versátil, el voluble…

Kandinski: Dígase que Kandisnki fue más discreto y hasta en las mayores audacias de su pseudogemetría conservó algo de la lírica ingenuidad que le hizo concebir un día su Blaue Reiter… Actualmente, al incluirse entre los testimonios documentales sobre Vasili Kandiski este Caballero Azul, nos produce la desazón de que su cabalgada loca se hubiese perdido en el campo monocromo de los bermellones de Joan Miró.

Paul Klee: Más abstracta que cubista, el esfuerzo constante de Paul Klee ha sido lograr y evitar la confusión con el arte decorativo. Un Miró tiene intenciones encantadoraa. Las de Paul Klee, si no son repugnantes, es, precisamente, por lo esqueléticas.

Léger: Al contrario de la representación del mundo de las máquinas envuelve lo que llamaríamos una historia natural de lo inerte. De una historia natural cuyo analista, ya que no sea el botánico, es el ingeniero. Pero el recuerdo de aquellas coloraciones de juguete con que hizo cantar sus telas, hace un cuarto de siglo no se perderá.

Matisse: Los franceses, por ejemplo, han inventado a Matisse, para no tener que confesar que el pintor más famoso del mundo es Picasso.

Miró: Guarda en sus obras un secreto tal como lo guardan en las obras los artistas fenecidos hace tres mil años.   

Rodin: ¿Quién es Rodin? No solamente un artista. Un gran artista contemporáneo. Es algo único y fuerte, con una fortaleza tan grande, que la palpitación de una temerosa reverencia debe estremecernos frente a él hasta las raíces mismas del vivir.

 

 

Compartir

ABC.es

Entre líneas © DIARIO ABC, S.L. 2014

Cuando, y cada vez más, la cultura es espectáculo y el espectáculo es una cultura se hace más necesario leer entre líneas lo que la cultura se trae en manos. Más sobre «Entre líneas»

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Oct    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031