Turner, entre la tradición y el plagio

Publicado por el Jun 21, 2010

Compartir

No hace falta ser demasiado avispado para saber cuál va ser la exposición estrella este verano, recién entrado, en Madrid, ni cuál va ser el Museo a cuyas puertas se van a formar colas de turistas, de público ansioso por cruzar el umbral de la pinacoteca. Siempre he pensado que la línea recta o curva, según sea el trazado, de las personas puestas en fila ya sea a la entrada de un museo, de un estadio de fútbol, de un cine o en pleno aeropuerto, tiene un interesante trabajo de campo, archivístico. Ahora me viene a la cabeza alguna de las imágenes del “On translation”, de Muntadas. Pero volvamos a la exposición del verano, y al Museo que verá aumentadas las estadísticas de visitantes. Sin duda, se trata de “Turner y los maestros” y del Prado. Una muestra de lujo, que ya ha pasado por Londres y París, para un museo de lujo. Una muestra que de académica en sus formas y en su fondo deja un tanto frío. Como reza en la fachada del tan cercano Casón del Buen Retiro “Todo lo que no es tradición es plagio”, que dijera Eugenio d’Ors. Esta “Turner y los maestros” tiene de interesante, como todas las muestras de este estilo (por aquí ya hemos visto unas cuantas), demostrar cómo y cuándo un maestro de la pintura tuvo sus orígenes fundados, bien fundados. Sus tradiciones y sus plagios. Turner pasó por Rembrandt, por Piranesi, por Tiziano, por Veronés, por Canaletto, por Claudio de Lorena, por Poussin, por Ruysdael… Por supuesto, en todo el recorrido expositivo, sobrio y equilibrado como mandan los cánones de la institución, habremos de descubrir joyas de todos ellos amén de las joyas salidas de los pinceles de Turner, artista del que no se tiene ninguna obra en los museos españoles. Esta ocasión es única al igual que recordamos la muestra que hace unos años le dedicó a Turner y sus famosas marinas la Fundación Juan March, de Madrid. Turner nunca deja de gustar, aunque puede ser empalagoso. Lo meritorio de esta exposición de El Museo del Prado es precisamente eso: negar el empalago propio o que se ha adherido a su pintura brumosa. Si he de quedarme con alguno de los paralelismos trazados en el Prado será el que se establece entre “Muchacha en la ventana”, de Rembrandt, y la “Jessica”, de Turner.

Compartir

ABC.es

Entre líneas © DIARIO ABC, S.L. 2010

Cuando, y cada vez más, la cultura es espectáculo y el espectáculo es una cultura se hace más necesario leer entre líneas lo que la cultura se trae en manos. Más sobre «Entre líneas»

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Oct    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031