Santiago Sierra, lo que no está en los escritos

Publicado por el Nov 12, 2010

Compartir

Llevo un tiempo sin dar de comer a este blog. Confieso una mezcla de desidia y de falta de tiempo material, e intelectual. Pero no he estado parada. Desde el último “post” hasta ahora unas cuantas exposiciones en la retina y otros tantos libros de lectura. Recomiendo que ustedes vayan al Macba a ver “¿Estáis listos para la televisión?” (sobre ella escribiré en alguna entrada próxima); que lean el libro de Jed Mercurio (Anagrama) sobre Kennedy; que, por supuesto, se acerquen a la novela de Vargas Llosa, “El Sueño del celta” –no porque sea Premio Nobel, sino porque es Vargas Llosa–; que cojan los Diarios de Dostievski (Páginas de Espuma), voluminoso pero, no es problema, se abra por donde se abra siempre encontrarán algo que llevarse a la boca. Lo mismo ocurre con los de Sofía Tolstói (Editorial Alba), amante esposa que acabó hasta el moño de su no tan amante esposo, Tolstói, cuyo centenario se cumple este año. Más allá de todo esto, sin duda, lo que me ha movido a escribir y a retomar el vuelo ha sido Santiago Sierra y su NO Premio Nacional de Artes Plásticas. Como he sido jurado del mismo, se me pide una cierta discreción. Aunque escriba, no voy a ser indiscreta. Confieso que acepté su candidatura final, aunque no fuera mi candidato.

 

Confieso que Santiago Sierra ha hecho lo que se esperaba que fuera a hacer. Entraba dentro de lo previsible. A ninguno de los miembros del jurado nos ha pillado por sorpresa. Confieso que ha sido divertido formar parte involuntaria de su acción. Le hemos regalado la oportunidad y nos ha regalado lo que estaba escrito en su guión. No había más que leer entrelíneas y saber de su líneas maestras. Que no ha habido escándalo ni nada que se le parezca. Que al jurado no se le ha tomado el pelo (al menos, yo no he sentido tal cosa). Que Santiago Sierra sigue siendo más listo que el hambre y que sabe aprovechar las ocasiones que se le brindan para poner en solfa los fallos o no fallos del sistema, y para salir en los papeles. Santiago Sierra, y su obra (sus muchas acciones, unas más acertadas que otras, sin duda) no serían lo misma si al final no salieran en los papeles, si no se entrara al trapo de todo lo que hace y de cómo lo hace. ¿Qué quieren que les diga? El NO de Santiago Sierra me sigue pareciendo un buen Premio Nacional de Artes Plásticas. Lo mismo que hay otros artistas que también lo hubieran podido merecer, pero le tocó a él y él lo ha rentabilizado, mucho más que los 30.000 mil euros de turno. Tan solo una pega,: al NO le sobra todo el discurso de fondo. Con el NO hubiera bastado y sobrado.

Compartir

ABC.es

Entre líneas © DIARIO ABC, S.L. 2010

Cuando, y cada vez más, la cultura es espectáculo y el espectáculo es una cultura se hace más necesario leer entre líneas lo que la cultura se trae en manos. Más sobre «Entre líneas»

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Oct    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031